Trabajadores sin justicia laboral en el país

Un ejemplo claro y reciente de las arbitrariedades contra los trabajadores es el de Eliseo Maradiaga Andrade, quien era trabajador del Banco Central de Nicaragua, en el área de seguridad electrónica, quien fue corrido en el 2009 sin justa causa y violando el fuero sindical.

zona franca

Trabajadores de empresas de zonas francas de Nicaragua. LAPRENSA/Y.LÓPEZ

La retardación de justicia, la asignación oficiosa de cargo de confianza al trabajador, para privarlo de su reintegro y del pago de salarios caídos, más la penalización de la huelga laboral son algunas de las estrategias más usadas en el sistema de justicia laboral, para violar los derechos de los trabajadores, afirman abogados y sindicalistas.

“Consideramos que hay un retroceso en la lucha por la defensa de los derechos de los trabajadores en este Gobierno. A través de sentencias judiciales han reducido salarios, han cambiado de cargo, han procesado y condenado penalmente la lucha sindical, y han dejado sin fuerza los convenios colectivos”, afirmó Pedro Ortega, secretario de la Confederación de sindicatos de zona franca.

Un ejemplo claro y reciente de las arbitrariedades contra los trabajadores es el de Eliseo Maradiaga Andrade, quien era trabajador del Banco Central de Nicaragua, en el área de seguridad electrónica, quien fue corrido en el 2009 sin justa causa y violando el fuero sindical.

Después de seis años de lucha judicial el Tribunal Nacional Laboral de Apelaciones de oficio cambió el cargo a trabajador de confianza y negó el reintegro. “Mandó a pagar solo dos meses de salario, lo que es totalmente violatorio a las leyes”, dijo el afectado.

Beneficia al empleador

El cambio de cargo al trabajador de oficio, no es más que una estrategia para favorecer al empleador que en este caso es el Estado, dijo el sindicalista Ortega, porque no tendrá que pagar salarios caídos.

“Tenemos sentencias donde hasta enfermeras y guardas de seguridad les asignan cargo de confianza para no pagarles los salarios caídos”, explicó el sindicalista.

Para el procurador laboral, José Antonio López, muchas veces los jueces no dictan sentencia apegadas a derecho. “Hay contubernio entre el poder judicial y el Estado, para favorecer al empleador en detrimento de los derechos adquiridos del trabajador”, dijo López.

Otro caso de violación al debido proceso para favorecer al empleador es el de David José Elías Vargas, quien trabajaba en el departamento de informática del Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI) y fue despido en el 2008 y fue hasta en el 2015 que el Tribunal Nacional Laboral de Apelaciones falló a su favor, pero fue “letra muerta”, aseguró Elías, pues, en vez de mandar a ejecutar la sentencia mantienen engavetado el expediente.

Sentencias pendientes en la CSJ

La sentencia que pende sobre todo el sector trabajador de Nicaragua es la sentencia 591-2014 del Tribunal Nacional Laboral de Apelaciones, que ordena reducir los sueldos.- La Corte Suprema de Justicia, no ha sido capaz de resolver el Recurso de Amparo en tiempo y forma, pues la ley manda 45 días para dictar la Sentencia, y han transcurrido 790 días y aún no hay una resolución de ese Alto Tribunal, explicó el Abogado Rodolfo Marcel Fullerton Dixon, Representante del Trabajador Silvio Ortiz Calero.

Otra sentencia pendiente es la de la trabajadora de zona franca Aracely Bobadilla Treminio, a quien a través de la sentencia 1013 / 2016 la cambiaron de inspectora de calidad a supervisora de calidad con el fin de violar sus derechos fundamentales.

También está pendiente la audiencia de apelación en el TAM, de los trabajadores de maquila que fueron condenados por reclamar sus derechos laborales.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: