LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

río San Juan

Los bancos de arena son visibles a lo largo del río San Juan, hecho que hace más compleja la navegación de pequeñas embarcaciones. La zona que presenta más problemas es del Delta hacia abajo. LAPRENSA/J. FLORES

Dragar el río San Juan no es una opción sostenible, más bien un «paliativo», según experto

De acuerdo Salvador Montenegro, “todo dragado es una acción artificial y es antinatural, porque lo natural es que los sedimentos que están siendo arrastrados se depositen y se depositan en el sitio menos conveniente”

Un ronco sonido se escucha por debajo de la lancha, parece que el motor golpeó con el sedimento que está en la profundidad del río San Juan, y que hace algunos años era el causante de que las embarcaciones en la zona del Delta no pudieran navegar del todo.

Esto no podría ser de otra manera, ya que esa zona recibía en 2012 —cuando ya había iniciado el proyecto del dragado del río San Juan—, 733 toneladas de sedimento al día, según un estudio del Centro para la Investigación en Recursos Acuáticos de Nicaragua (CIRA).

Una solución sostenible

Salvador Montenegro, experto en recursos hídricos en Nicaragua, explicó que a pesar de que el dragado no es un mal proyecto, con el que ha estado de acuerdo, principalmente por su impacto ecológico, este no es una solución sostenible al problema de sedimentación y solo “es un paliativo”, aseguró.

“Debemos de tener la idea, la noción del chingaste del pinolillo, que mientras está en movimiento está suspendido, no se disuelve, y cuando el movimiento para, este se precipita”, explicó Montenegro para ejemplificar lo que pasa en el San Juan y sus sedimentos.

Uno de los grandes problemas ambientales es la situación de degradación del lado tico sobre el río San Juan. Así luce la trocha de carretera que se inició en el 2011. LAPRENSA/J. FLORES

Una pequeña mancha de agua

Buscar la navegabilidad de las embarcaciones que iban hacia San Juan de Nicaragua, de unos dos mil habitantes, y evitar que el río se redujera a una pequeña mancha de agua, fueron algunas de las razones que motivaron ese proyecto, explicó el responsable del mismo, Edén Pastora.

De acuerdo con el experto Montenegro, “todo dragado es una acción artificial y es antinatural, porque lo natural es que los sedimentos que están siendo arrastrados se depositen y se depositan en el sitio menos conveniente”, dijo. Además, no se puede obviar que dicho proceso está en dependencia de las tecnologías que estén disponibles, y mientras sean más complejas y más eficientes, se emplean más rápido, pero también es más costoso, explicó.

Y de costos bien lo sabe Nicaragua, que ha invertido 285 millones de córdobas durante los casi siete años que tiene el dragado de treinta kilómetros, después del Delta en el río San Juan.

En esa bifurcación, se perdía el 95 por ciento de las aguas que venían del San Juan y se iban hacia el río Colorado, en Costa Rica, según Edén Pastora.

Esta iniciativa significa para Pastora un rescate de la soberanía nacional. “Estoy cumpliendo con una obligación de rescatar la soberanía de nuestras aguas del río San Juan, que se iban en un 95 por ciento hacia el río Colorado en Costa Rica, después de ocho años (siete) de limpieza del río por Nicaragua se vienen el sesenta por ciento de las aguas”, aseguró a LA PRENSA.

El San Juan entre Nicaragua y Costa Rica

Desde el lago de Nicaragua se vierten 1,300 toneladas diarias de sedimentos en el río San Juan, lo cual es relativamente poco, dice Montenegro, ya que en el gran lago caen cincuenta mil toneladas de sedimento al día. Lo que se debe recordar, según el experto, es que el río es “binacional”, es decir que está entre Costa Rica y Nicaragua.

En este sentido, los agentes de degradación más serios que sufre la cuenca del río es la deforestación, en especial por la parte costarricense. Según Montenegro, la zona norte de Costa Rica ha sido muy intervenida y prevalece el cambio de uso de suelo que genera una gran cantidad de sedimentos.

A la altura del Delta, la cantidad de agua que pasa por el San Juan supera el millón de litros de agua por segundo, dijo el experto, pero esa no es agua limpia porque guarda pesticidas que son arrastrados después de pasar por las tierras de Costa Rica.

Por tanto, “el problema más severo consiste en el pésimo estado en el que se encuentran las cuencas hídricas del lado tico y estas son terrenos volcánicos, así que es material fácilmente erosionable (…)”.

Sumado a esto, el río en conjunto con la inclinación y con esa cantidad de caudal, facilita el transporte de gigantescas cantidades de lodo y sedimentos erosionados por esas corrientes, dijo.

Lea además: San Juan, un río de promesas 

La recomendación, entonces, por parte del también limnólogo, ante el problema de sedimentos, que no solo es exclusivo del río San Juan, es que se debe hacer un plan en conjunto por las dos naciones, que busquen la protección, mejoramiento y preservación de las cuencas hidrográficas, ya que al tener más árboles hay más retención de sedimentos y por ende menos se irían al río.

Mejorar el estado de deforestación de las cuencas impactaría en retener sedimentos y hacer más productivas esas cuencas es lo más recomendable, sostuvo.

“El problema que tenemos es un diálogo de sordos, de alguna manera nos las hemos arreglado excelente para no entendernos con nuestros vecinos ticos (…) y aquí la única solución consiste en ponernos de acuerdo de una manera tal, que se pueda establecer cooperación para administrar las cuencas, y esto es lo inteligente, sensato, y es lo que tiene que servirle a los dos países para convertir esa zona en una zona que produzca beneficios de manera sostenible”, expresó Montenegro.

 

¿Qué fue del inicio del dragado?

Edén Pastora aseguró que previo al dragado se hicieron estudios de impacto ambiental, y además cuentan con expertos que hacen mediciones sobre cómo avanza el proyecto. A San Juan de Nicaragua llegó la noticia del dragado con una promesa que beneficiaría con empleo y así fue.

Al inicio más de cien personas trabajaron en el dragado, que anunció su llegada con bombos y platillos. Se auguraba la salvación de un río que estaba en coma. Uno de los extrabajadores, que solicita omitir su nombre, dijo que cuando comenzó, la gente que llegó a trabajar en el dragado tenía conocimientos técnicos sobre lo que iban a hacer.

Desde un principio era coordinado bajo la Empresa Portuaria Nacional (EPN), dice la fuente, aunque Pastora dice lo contrario. Cuando llegó Edén Pastora cambiaron varias cosas, entre ellas, el horario de trabajo, las condiciones y el salario que se iba a devengar.

En cada draga había un equipo compuesto por 12 personas, seis trabajaban por la mañana y las otras seis lo hacían por la noche. El dragado no se podía parar, dijo la fuente, quien aseguró que “no tienen por qué pararse las dragas, deben hacer un dragado continuo porque si vos parás hoy, al siguiente día lo que vos hiciste ya es como que lo borraste con el pie”, dijo.

Lea: Dragado mejoraría la economía 

Eso mismo dicen varios pobladores en San Juan de Nicaragua, quienes hablan sin decir su nombre. Lo que se avanza, el mismo río lo rellena y es de nunca acabar. Pastora dice que es una lucha constante, que es cierto que al detenerse el dragado otra cantidad de sedimento regresa al lugar donde se había trabajado, pero que no significa que se ha perdido la jornada completa, sino que es una pequeña porción.

El exguerrillero afirmó que sí hubo un cambio de horario y las razones, según él, se deben a que “no hay capacidad técnica de los muchachos. Trabajar de noche es trabajar bajo la plaga del zancudo, bajo el agua, con la presencia de lagartos y víboras; es muy peligroso el trabajo, entonces, optamos en hacerlo solo de día”, dijo.

Pastora está claro que esto implica retrasos en el dragado, pero lo hacen por seguridad del personal. Los números de trabajadores también cambian, con Pastora, ya que mencionó que al inicio eran de veinte a treinta personas, y ahora tienen 130 laborando.

“Se les ha ido capacitando”, dijo Pastora. “Son personas de la zona, con bajo nivel técnico, con bajo nivel cultural, con bajo nivel académico, entonces tuvimos que pasar ese proceso de aprendizaje de compañeros de la zona. Ahora son prácticamente técnicos (…)”, agregó. También está reforestando y tiene una escuela, donde les enseñan a leer y escribir a los trabajadores.

No redujo salarios

Uno de los extrabajadores dijo a LA PRENSA que varios de los trabajadores que llegaron al inicio del dragado se fueron porque el salario fue reducido, algo que Pastora niega con énfasis.

Al inicio se tenía un salario fijo, dijo. El marino, que es el responsable de revisar las mangueras, estar en el agua, asegurarse de que todas las conexiones estén bien, ganaba cuatro mil córdobas y llegaban hasta los cinco mil a la quincena por las horas extras, mientras que el maquinista tenía un básico de siete mil córdobas y con horas extras llegaba a 14 mil.

Después los redujeron a tres mil córdobas, pero Pastora insiste en decir que “nunca se les ha bajado el salario”, según expresó en su casa de habitación en Managua a LA PRENSA. Él gana dos mil dólares mensuales.

En búsqueda de una solución sostenible ante el problema histórico de sedimentación del río San Juan, se necesita un trabajo entre Costa Rica y Nicaragua

Uno de los grandes problemas ambientales es la situación de degradación  del lado tico sobre el río San Juan. Así luce la trocha de carretera que se inició en el 2011.

Los bancos de arena son visibles a lo   largo del río San Juan, hecho que hace más compleja la navegación de pequeñas embarcaciones. La zona que presenta más problemas es del Delta hacia abajo.

COMENTARIOS

  1. maquiavelo.maquiavelico
    Hace 4 años

    bueno segun entiendo lo maquiavelico de PASTORA es provocar broncas CON COSTA RICA con ESTA ULTIMA CON LOS MILITARES ESTACIONADOS tratando de cambia la sentencia anterior de LA HAYA DE LOS LIMITES para hacer una salida del mar y secar el rio colorado provoacando otra bronca futura
    CUENTOS DE PETER PAN NUNCA ACABAR

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: