Estados Unidos: se espera ácida pelea en el Senado por Ley de salud

Los republicanos asumen grandes riesgos políticos al respaldar un proyecto controvertido y los demócratas esperan hacerlos pagar en elecciones.

Donald Trump, presidente de los Estados Unidos. LA PRENSA / EFE/Jim Lo Scalzo

Donald Trump, presidente de los Estados Unidos. LA PRENSA / EFE/Jim Lo Scalzo

Aunque los republicanos anticipan una victoria en la derogación del Obamacare, los demócratas se preparaban el viernes para la batalla, advirtiendo que a pesar del optimismo del presidente Donald Trump, el destino del proyecto de ley de la salud todavía es incierto.

Los republicanos asumen grandes riesgos políticos al respaldar un proyecto profundamente controvertido, y los demócratas esperan hacerlos pagar en las elecciones de mitad de mandato del próximo año.

La discusión pasa ahora al Senado, donde los republicanos tienen una leve mayoría.

El resultado final podría ser muy diferente al que ajustadamente consiguió Trump en la Cámara de Representantes el jueves.

Los demócratas tomaron la ofensiva, insistiendo en que es imposible pensar que el plan del gobierno republicano de sacar a 24 millones de personas de los seguros médicos puede convertirse en ley tal y como está.

«Este proyecto de ley republicano debe ser tirado por el inodoro o arrojado a la basura. No pasará en el Senado», escribió el senador Bernie Sanders en Twitter. «La batalla contra el Trumpcare recién comienza», agregó el demócrata Joe Kennedy III, instando a senadores liberales como Elizabeth Warren a encabezar la pelea que se viene.

Se espera que senadores republicanos moderados rechacen o ajusten varios elementos del proyecto. Varios han expresado su preocupación por el retiro del plan Medicaid, la cobertura limitada para los estadounidenses de bajos ingresos y una disposición que permite a las aseguradoras aumentar las primas para las personas con condiciones preexistentes, una práctica que la ley actual prohíbe.

La Casa Blanca insistió el viernes en que los negociadores se centran en «grandes principios», como la reducción de costos e incrementar el poder de decisión de los estados, afirmando que los ajustes son inevitables.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: