Turismo en Nicaragua: El paraíso de Solentiname

La belleza de las islas de Solentiname son suficiente argumento para ir a conocerlas. Enamórese del lugar y disfrute de su tranquilidad.

Isla Mancarrón, Solentiname, Archipiélago de Solentiname

La isla Mancarrón, en Solentiname. LA PRENSA/ URIEL MOLINA

Si hay que identificar un lugar en Nicaragua al que se le puede llamar un paraíso, uno de ellos tiene que ser obligatoriamente el archipiélago de Solentiname. Una aventura en ese lugar se disfruta de inicio a fin. Viajar en lancha desde San Carlos es un placer. Ver desde lejos cómo las islas se van acercando, llenas de árboles y ambientadas con el canto de los pájaros. Ya en las islas es delicioso disfrutar del aire fresco y puro, del ambiente de tranquilidad, totalmente ajeno al bullicio de la ciudad. No se le ocurra llegar sin cámara fotográfica. Los paisajes en Solentiname son como sacados de la imaginación, adornados con las aguas del lago Cocibolca.

Solentiname es una buena opción si quiere gozar de un momento de soledad o aislamiento. Son 36 islas de origen volcánico, ubicadas en el décimo lago más grande del mundo, explican los lugareños, a poco menos de una hora en lancha desde el muelle de la ciudad de San Carlos, Río San Juan. Lamentablemente, solo tres de las islas tienen desarrollo turístico: Mancarrón, San Fernando y La Venada.

Las islas también fueron el escenario de una parte de la historia del país. En la más grande, Mancarrón, fue donde el padre Ernesto Cardenal fundó una comunidad contemplativa y reconstruyó una iglesia que es donde se escuchó por primera vez la “misa campesina” de Carlos Mejía Godoy, canción testimonial muy famosa a nivel internacional. La iglesia aún está en pie y cuesta un dólar la entrada, donde un guía reconstruye la historia del lugar.

Turistas extranjeros visitan uno de los museos arqueológicos que hay en Solentiname. LA PRENSA/ URIEL MOLINA.

En las islas se han encontrado numerosas piezas arqueológicas precolombinas que son exhibidas en museos, en Mancarrón y en San Fernando.

Tras la llegada del padre Cardenal, en las islas se fundaron talleres de pintura primitiva y de poesía campesina. De hecho, hay una opción para que el turista aprenda a elaborar artesanía primitiva. Paga 10 dólares y durante dos horas pasa en la casa de un artesano que le enseña el arte. Durante ese tiempo puede gozar de un refrigerio.

Los turistas también pueden compartir en las casas de los pobladores de las islas de Solentiname. LA PRENSA/ EDUARDO CRUZ.

En Mancarrón puede alquilar kayaks para disfrutar de las aguas del lago.

Por las noches, como no existe luz eléctrica y solo algunas casas tienen energía solar, el lugar es propicio para la lectura y la meditación. “Para ver las estrellas”, dicen los pobladores.

Altar de la iglesia de Mancarrón, reconstruida por el padre Ernesto Cardenal y donde se oyó por primera vez la Misa Campesina de Carlos Mejía Godoy. LA PRENSA/ EDUARDO CRUZ.

¿Cómo llegar hasta Solentiname?

Para visitar al archipiélago de Solentiname primero debe llegar al muelle de San Carlos. Puede hacerlo en bus, en su vehículo particular o en avión. El bus lo puede abordar en el mercado de Mayoreo y el pasaje solo de ida cuesta 150 córdobas. En su vehículo, debe dirigirse hacia Acoyapa, Chontales, y luego enrumbarse hacia San Carlos. Por avión, el pasaje en La Costeña cuesta, ida y vuelta, 116 dólares con 19 centavos.

Si viaja en vehículo particular, hay un parqueo que se llama Santa Rosa, donde se cobra 30 córdobas el día. Y en la Portuaria le cobran 50 córdobas.

El viaje en lancha hacia las islas es muy agradable. LA PRENSA/ URIEL MOLINA.

En el muelle puede abordar un transporte colectivo, una panga que hace las veces de un bus, y que cuesta 90 córdobas el pasaje. Demora casi tres horas en llegar a las islas. Los martes y los viernes sale a la 1:00 de la tarde de San Carlos a Solentiname. De Solentiname a San Carlos, sale también los lunes y los martes a las 5:00 de la mañana.

Si quiere llegar más rápido, hay un transporte turístico, una lancha, que todos los días sale de San Carlos a las 3:00 de la tarde. Y de Solentiname parte a las 9:00 de la mañana. Cuesta 10 dólares el pasaje.

¿Dónde quedarse?

En la isla Mancarrón hay un hotel que lleva el mismo nombre de la isla. Para conocer de precios puede dirigirse a la dirección electrónica info@hotelmancarron.com o llamar al teléfono 8852-3380. Otra buena opción es el hotel La Comunidad, en el cual paga 45 dólares por noche y tres tiempos de comida. Tiene unas cabañas que están ubicadas con vista al lago. El teléfono de La Comunidad es el 8966-7056 y puede escribir a solpita@hotmail.com.

La artesanía primitiva que se elabora en Solentiname es bien valorada por los turistas extranjeros. LA PRENSA/ EDUARDO CRUZ.

Hay otras opciones de hotel más económico como El Buen Amigo, Koala, que pueden costar la noche entre 15 y 25 dólares, y hospedajes familiares cuyos precios son aún más bajos, entre 7 y 10 dólares la noche.

En la isla San Fernando destacan el hotel Celentiname, cuya web es www.hotelessolentiname.blogspot.com y puede llamar a los teléfonos 2377-4229, 2276-1910 y 8893-1977. También está el hotel Cabañas Paraíso, al que puede llamar a 8340-0772, 2278-3998 y 8614-1440. En San Fernando hay otros hoteles u hostales que pueden ser más económicos, como el Mire Estrellas y el Vanessa, en donde la noche puede costar entre 10 y 25 dólares.

 

¿Dónde comer?

En las islas no hay restaurantes ni comedores, debe comer en los hoteles u hospedajes.