El día en que Daniel Ortega avaló a los separatistas

Ortega reconoció a la república separatista Osetia del Sur y Abjasia para congraciarse con Rusia.

daniel ortega, Eduard Kokoity, Osetia del sur

El presidente de la república separatista Osetia del Sur, Eduard Kokoity, en la celebración de la revolución sandinista en Managua, en 2010. LA PRENSA/AP/ARCHIVO

El 2 de septiembre de 2008 atacó al capitalismo global, acusó a las potencias de una conspiración global, señaló a los medios de comunicación de creerse “jueces supremos”, pero cuando más el presidente Daniel Ortega se pareció al Ortega del pasado, histriónico, confrontativo y antimperialista, fue cuando apoyó a Rusia, un país que él sentía desde entonces bajo amenaza.

Lea además: Nicaragua establece relaciones diplomáticas con Osetia del Sur

Ortega se dirigió a los asistentes al aniversario 29 del Ejército de Nicaragua, fundado tras el derrocamiento de la dictadura de Somoza, a quienes ahora en tiempos de paz les llamó a cuidar ese estado mientras explicaba que se encuentra amenazado en el mundo por las políticas “hegemonistas que están ahí, que están ahora envalentonadas porque la Unión Soviética desapareció, y se dieron a la tarea de promover la ruptura de naciones que tenían una gran unidad, que tanto había costado establecerla”.

Mencionó entonces el caso de Yugoslavia, pero en el fondo tenía en la mira a Abjasia y Osetia del Sur, que apoyadas por Rusia, se declaran independientes de Georgia. El guiño al Kremlin no podía ser más claro. Ortega explicó que, al desintegrarse la Unión Soviética –su vieja aliada cuando se enfrentó a Reagan– solo había quedado Rusia. Y entonces ese país era objeto de un plan que significaba millones de dólares, que no escatimaba invertir en la guerra de Irak y Afganistán; que invertía en sumas, a través de la OTAN, para ir cerrando un cerco militar contra los rusos. Osetia del Sur y Abjasia eran dos Repúblicas de la antigua URSS, “independientes”, bajo la amenaza de Georgia, de quien se querían separar y entonces, según el mandatario, fueron atacados en una operación militar que dejó miles de muertos.

 

La Unión Soviética desapareció y se dieron a la tarea de promover la ruptura de naciones que tenían una gran unidad”. Daniel Ortega, al justificar en un acto público como jefe de Estado el reconocimiento a Osetia del Sur y Abjasia.

 

Según Ortega, Rusia tuvo entonces que desplegar sus fuerzas para garantizar la voluntad de independencia de ambos lugares. “Esta noche quiero expresar que el Gobierno de Nicaragua reconoce la independencia de las Repúblicas de Osetia del Sur y Abjasia, y que estamos en un todo con la posición del gobierno ruso, del presidente de Rusia de que, a través del diálogo con los países europeos se pueda terminar con ese conflicto que ha venido a encender en esa zona, es decir, abrir otra zona más de conflicto en el mundo”, dijo en una noticia que si fue mundial fue porque únicamente Nicaragua, Venezuela, Rusia y la isla de Naurú apoyaron a los separatistas. Hubo entonces inconformidad entre los analistas nacionales. La decisión presidencial fue calificada de desacertada y el excanciller Emilio Álvarez Montalván sostuvo entonces que Ortega evocó actitudes nostálgicas.

Le puede interesar: Alianza con Rusia pone en riesgo a Nicaragua

Encuentro

El 19 de julio de 2010 los presidentes de Abjasia, Serguei Bagapch, y el de Osetia del Sur, Eduard Kokoity, agradecieron públicamente en Managua a Ortega durante la celebración 31 de la revolución sandinista.

Cuatro años después, en la celebración del 35 aniversario de la revolución, los líderes separatistas dijeron que apreciaban las cálidas relaciones de amistad que se han establecido.

Lea además: Ortega expuso a la nación con reconocimiento de separatistas de Georgia

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: