En países como Nicaragua la igualdad de género aumentaría la productividad laboral

La productividad laboral en una empresa también está ligada a los niveles internos de promoción de la igualdad de género, coinciden especialistas consultados por LA PRENSA.

productividad laboral

LAPRENSA/ Ilustración C. Vallejos

La productividad laboral en una empresa también está ligada a los niveles internos de promoción de la igualdad de género, porque propicia un entorno laboral más confiable y por ende se obtienen mejores rendimientos.

Una investigación del Foro Económico Mundial en Brasil dejó en evidencia que aquellas mujeres embarazadas que reciben apoyo de parte de sus empleadores y toman las decisiones financieras en sus hogares, la probabilidad de supervivencia del bebé al nacer aumentó en veinte por ciento.

Blanka Callejas, presidenta de la Red de Empresarias de Nicaragua (REN), sostiene que en ese aspecto de igualdad laboral los empresarios pueden encontrar un punto de equilibrio que genere mejores ingresos a los negocios.

“Porque si una mujer está tranquila que en su centro de trabajo cuenta con el apoyo para llevar a sus hijos al médico en caso de enfermedades o bien a actividades escolares y si en ese centro animan a que el hombre también lo haga sin manifestación de machismo, entonces hay más tranquilidad y eso se refleja en sus actividades diarias porque habrá menos preocupaciones”, explicó Callejas.

Según el Foro Económico Mundial, la brecha entre hombres y mujeres en campos como salud, educación, oportunidades económicas y representación política se ha cerrado un cuatro por ciento en los últimos diez años, indica en el Informe Global de la Brecha de Género 2015.

Pero en términos económicos, la brecha solo se ha cerrado tan solo un tres por ciento, “y los avances hacia la igualdad salarial y paridad en el mercado de trabajo se han estancado notablemente desde 2009 y 2010”, indica el informe del Foro.

competitividad laboral
Participantes del II Congreso de Mujeres Líderes Nicaragüenses que organizó Cosep en Managua el pasado 10 de mayo de 2017. LAPRENSA/J.FLORES

¿Habrá apertura?

Pero ¿qué tanto arraigo tiene la idea de igualdad entre los empresarios del país?, ¿habría el mismo nivel de permisos para hombres que pidan atender necesidades familiares?, ¿tendrían las mujeres más oportunidad de ser contratadas en una empresa pese a ser madres?

Sergio Maltez, presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin), explica que en un empleo ideal lo conveniente sería que existieran esas condiciones de apoyo para que los hombres, por ejemplo, obtuvieran los mismos permisos que puede recibir una mujer para atender las necesidades o emergencias del núcleo familiar.

“Es cierto que en Nicaragua hace falta más igualdad, pero está ligado a un problema más estructural que es la educación y el desarrollo del país”, agregó Maltez al ser abordado en el II Congreso de Mujeres Líderes Nicaragüenses que organizó el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep).

“El ideal en una empresa cuando hay emergencias, que son eventos ocasionales, es que apoyen completamente al trabajador sobre todo si en los años han mostrado que han sido buenos”, argumentó el representante de los industriales.

Ligados al desempeño

El planteamiento de Callejas y Maltez, según la economista Adela Ubau, tiene mucha relación con la igualdad de género, porque si una empresa desarrolla permisos maternos también debe otorgar paternos.

“Cuando se les da los espacios a las personas y existe flexibilidad laboral, el desempeño de las personas es mejor”, indicó Ubau.

La economista cree que para ello es necesario también conocer cuáles son esas diferencias que existen en el trato hacia los trabajadores y sobre esas necesidades planteadas crear mecanismos que potencialicen el talento de las personas, indicó la economista.

La carga se divide

Para Callejas, si en las empresas se empuja la corresponsabilidad familiar eso aligera la carga.

“Para ser más claros, si por un hijo entre emergencias y actividades escolares se pide permiso diez días, al ser distribuido entre varones y mujeres, entonces cada empresa asume cinco días y no diez como normalmente le pasa a aquellas donde es la mujer que trabaja”, añadió la presidenta de la REN.

“Mi sueño es que este sea un cambio de corto plazo, pero la realidad del país lo que nos lleva a pensar es que va para largo plazo. Se necesita poner más atención en ese tema porque las mujeres somos capaces de dar más cuando se nos apoya”, manifestó Callejas.

competitividad laboral
LAPRENSA/ARCHIVO

¿Por qué hacerlo?

El Foro Económico Mundial muestra que en Estados Unidos cada dólar invertido en planificación familiar se traduce en siete de ahorro; en países en vías de desarrollo como Jordania, un dólar puede generar hasta 16 dólares de ahorro.

“Las empresas que invierten en políticas favorables a la familia y que tienen en cuenta las cuestiones de género han obtenido un alto rendimiento de sus inversiones, incluidos la reducción del absentismo y el aumento de la productividad”, asegura el Foro en un artículo titulado: Siete motivos desmitificadores por los que debemos invertir en las mujeres.

Al proporcionar asistencia médica en el lugar de trabajo para las mujeres y sus hijos, estudios en Bangladesh y Egipto apuntan a un retorno de la inversión de 3.17 dólares y 4.17 dólares para las empresas.

Establecido por Ley

El artículo 79 de la Ley 870, Código de Familia, establece que el cónyuge o conviviente en unión de hecho estable declarada notarialmente tendrá derecho a cinco días calendarios de permiso con goce de salario y sin pérdida de ninguna prestación social con ocasión del parto de su cónyuge o conviviente.

Y en el caso de la Ley 185, Código del Trabajo, en su artículo 74, establece que el empleador concederá a los trabajadores permiso o licencia para acudir a consulta médica por enfermedad de los hijos menores o discapacitados de cualquier edad, cuando no sea posible hacerlo en horas no laborables.

También refleja tendrá permiso por un período no mayor de seis días laborables por enfermedad grave de un miembro del núcleo familiar que viva bajo su mismo techo, si la enfermedad requiere de su indispensable presencia.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: