La alfabetización informacional

La expresión “alfabetización informacional” es la traducción más habitual de “information literacy”, que se ha extendido por su presencia y utilización en la red internet con su uso en publicaciones especializadas y en monografías.

La expresión “alfabetización informacional” es la traducción más habitual de “information literacy”, que se ha extendido por su presencia y utilización en la red internet con su uso en publicaciones especializadas y en monografías. Se usa mucho igualmente el acrónimo Alfin (como en el mundo anglosajón existe el acrónimo Infolit).

Saber el momento oportuno y debido para facilitar información, el lugar donde se encuentra y donde alojarla, discernir su utilización para transmitirla con el ánimo de aportar, es la actitud que deberíamos tener todos como seres sociales que somos, que convivimos e interactuamos en conjunto. Esa es la mejor manera de tener reflujos de saberes en aprendizajes pro competencias (capacidades con diferentes conocimientos, habilidades, pensamientos, carácter y valores de manera integral en las diferentes interacciones que tenemos en el ámbito personal, social y laboral).

Este compartir, realizado con flexibilidad para adecuarse a marcos colectivos y sociedades diferentes, bajo el uso adecuado y generalizado, con las diversas herramientas tecnológicas que mediatizan el acceso y uso de la información aplicándole así un sesgo constructivista (entrega de herramientas que permitan construir nuestros propios procedimientos para resolver incógnitas, lo que implica que las ideas se modifican y continuamos asimilando).

Se habla de alfabetización audiovisual —capacidad de comprensión y crítica de los medios y lenguajes audiovisuales—, tecnológica —capacidad de manejo de la tecnología de la información—, digital —dominio de los medios hipertexto e internet—, y científica —dominio de la ciencia y sus mecanismos de creación, transmisión y aplicación— y de otras muchas “alfabetizaciones” más bajo el contexto de las necesidades de quienes siguen informaciones en estas disciplinas.

Hay diferencia entre la alfabetización informacional y la formación de usuarios. La alfabetización informacional va más allá de los cursos de informática, el acceso a internet, o de las actividades de animación a la lectura. Son tres las diferencias entre la formación de usuarios y la alfabetización informacional, en las que están contenidas la planificación, la finalidad del proceso y el desarrollo de habilidades cognitivas. Teniendo en cuenta objetivos de aprendizaje y el de ofrecer respuestas a públicos definidos. El usuario se convierte en un ser independiente y autónomo para gestionar situaciones informacionales. Así se fomenta un pensamiento crítico y creativo bajo el marco de una web social. Este debería ser el ideal de las redes sociales.

Así de esta manera igualmente funciona la publicidad (la bien realizada) en esta nueva era, no se “vende productos” sino que se comparten experiencias, se comunica informaciones sobre lo que nos pueden aportar los artículos manufacturados o beneficios de servicios genuinos a través del acceso a contenidos, conectando y vinculando, generando debate y discusión critica.

Al crear (compartir) realicémoslo con un sistema evaluativo, analítico y aplicado, lo que nos permite comprender, conocer y recordar los contenidos que desarrollamos, obteniendo retroalimentación en su proceso. Este es el beneficio de si divulgamos y difundimos. Al comunicar debemos hacerlo con empatía, ánimo de promover participación y respeto, esto se logra si se cultiva la colaboración. Todo este proceso induce a evitar el copiar pegar.

Debemos estar claros que no es la tecnología quien trabaja, sino nosotros haciendo de ella una herramienta para desarrollarnos en nuestros ambientes de momento y los que están por venir.

Debemos suprimir y transformar las malas comunicaciones, atraer las buenas (formativas), crear información de contenido, de valor, útil y relevante. Así generamos confianza, una relación para lograr solucionar problemas; suscitar reciprocidad. Ayuda a entendernos, conducirnos a otro nivel.

El autor es diseñador Creativo.