¿En qué ha invertido el INSS el dinero de los cotizantes?

En los últimos cuatro años el INSS ha transformado drásticamente su cartera de inversión, apostando a terrenos de inversión riesgosos y poco rentables. Esto es lo que advierten economistas.

El Instituto Nicaragüense de Seguridad Social. LA PRENSA / Archivo.

El Instituto Nicaragüense de Seguridad Social. LA PRENSA/Archivo.

En los últimos cuatro años consecutivos uno de los componentes de ingresos del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) se encuentra en aprietos. Los ingresos que se obtienen de las inversiones que este instituto hace con dinero de los cotizantes llevan cuatro años consecutivos de caída. Los especialistas advierten que la mayoría de las inversiones del Seguro Social son altamente riesgosas y poco rentables, al menos es lo que reflejan los pocos números que esta entidad publica al respecto.

El problema es que resulta difícil para el ojo público, pero sobre todo para los contribuyentes, determinar en cuáles proyectos de inversión, con nombre y apellido, el Seguro Social ha fallado o está fallando, porque ni los anuarios estadísticos del instituto ni las autoridades del INSS han explicado públicamente en qué se invierte, el rendimiento por cada inversión y los involucrados en los mismos.

Lea además: Sector privado: “Ni un centavo” más para salvar al INSS

En el anuario estadístico 2016, que comprende 378 páginas, en dos líneas y un cuadro de seis renglones, el INSS resume el comportamiento de la cartera de inversiones, cuyos números llevan cuatro años en rojo.

“El valor de la cartera de inversiones pasó de 12,812 millones de córdobas en 2015 a 11,787 millones de córdobas en 2016, para una disminución de 8.7 por ciento”, afirma escuetamente el Seguro Social en el anuario sin dar mayores detalles acerca del origen de esa caída.

Desde el 2013 y hasta el 2016 el saldo en cartera de inversión del Seguro Social se ha reducido en 2,768,373 millones de córdobas comparado con el que había en 2012, cuyo saldo ascendió a 14,556,230 millones de córdobas. El año pasado esta cartera se situó en 11,787,857 millones de córdobas.

El saldo mermado en cuatro años equivale al 175 por ciento del déficit de efectivo global que cerró el año pasado este instituto, el cual alcanzó los 1,581.4 millones de córdobas. De este último hueco financiero, 621.2 millones de córdobas corresponden a déficit operativo, es decir, todo lo relacionado con gastos administrativos del INSS.

Lea también:Nicaragua sin condiciones para elevar edad de jubilación

La reducción en los ingresos por inversiones contrastan con el crecimiento, que, por ejemplo, experimentó la misma entre 2011 y 2012, que pasó de 13,617,040 millones de córdobas a 14,556,230 millones, equivalente a un remante por 939,190 córdobas, para un crecimiento de 6.9 por ciento.

La cartera de inversión 

Basado en cuadros resumen que incorporan los anuarios estadísticos del INSS, ¿cómo está repartida su cartera de inversión? ¿En cuáles rubros hay mermas? ¿Qué dicen algunos economistas?

En 2012, que fue el último año en que esta institución registró crecimiento en su cartera de inversiones, el INSS tenía concentrado el dinero de los cotizantes destinado para inversiones en títulos valores y préstamos.

De los 14,556,230 millones de córdobas, 9,907,123 millones de córdobas estaban invertidos en títulos valores y otros 2,335,670 millones de córdobas en préstamos, según cifras que recoge el anuario estadístico del Seguro Social de ese año, disponible en su portal electrónico.

Apenas 665.47 millones de córdobas estaban invertidos en participaciones en otras empresas. Además había cierta apuesta por la compra de certificados de depósitos, así como fondos hipotecarios y cuentas de ahorro.

Le puede interesar: INSS propone severa receta para salvar al INSS

Sin embargo, desde el 2013 la cartera de inversiones del INSS ha sufrido una marcada metamorfosis, al punto que la inversión en compra de títulos valores fue desplazada por más préstamos y participaciones del instituto, así como los créditos hipotecarios.

En 2012, por ejemplo, el Seguro Social destinaba 665.47 millones de córdobas en participaciones de empresas, pero en el 2016 esta se incrementó a 4,384,965 millones de córdobas. En tanto, los préstamos pasaron de 2,335,670 millones de córdobas a 3,354,863 millones, respectivamente.

Los fondos hipotecarios se incrementaron de 283.82 millones de córdobas a 789.66 millones de córdobas entre 2012 y 2016. Lo que se destinaba en el mercado bursátil cayó a 2,193,451 millones de córdobas en el 2016, cuando en el 2012 superaba los 9,000 millones de córdobas. Además el INSS optó por reducir a cero sus inversiones en certificados de depósito, cuando en el 2012 eran 1,119,694 millones de córdobas.

Inversiones riesgos

En un análisis publicado por el especialista en Finanzas y la Seguridad Social, José Dolores Gómez, explicó que dada a la nueva estructura de inversión del INSS, que favorece la participación en empresas y los préstamos, “en términos de riesgo y rendimiento la situación es desfavorable. Las participaciones por el giro de operación no son rentables, los préstamos han sido denunciados (escándalos ante falta de transparencia en el otorgamiento de préstamos)”.

“Las inversiones en Valores en el BCN y MHCP más certificados en el SFN (Sistema Financiero Nacional), se ubicaban en 2011 en 521.9 millones de dólares y para finales del 2016 fueron inmensamente reducidos a tan solo 138.0 millones, con una caída de 383.9 millones, equivalente al 74 por ciento”, indica.

De hecho el economista Adolfo Acevedo, en un análisis publicado en diciembre del año pasado, advirtió que “el rendimiento de las inversiones en cada vez menor y se financian préstamos para activos inmobiliarios que superan en plazo el período proyectado de solvencia del INSS”.

Le puede interesar: 10 años de oscuros negocios

Al respecto, Gómez comparando el 2016 con 2011 señala también que en términos dolarizados “los préstamos y participaciones del 2010 fueron de 50.6 millones y para el 2016 se incrementaron a 263.9 millones de dólares, equivalente a un aumento del 421 por ciento. Además este rubro de alto riesgo y falto de liquidez representa el 66 por ciento del total de inversiones”.

Acevedo ha señalado que un prerrequisito fundamental para discutir el futuro incierto de esta institución, del cual dependen unos tres millones de nicaragüenses, pasa por una “absoluta transparencia en el manejo de los fondos de la entidad y una administración profesional”, esto incluye una rendición de cuentas sobre el manejo de las inversiones.

Ante distintos señalamientos de mal manejo de las inversiones del INSS, la semana pasada el presidente ejecutivo del Seguro Social, Roberto López, en un extenso comunicado solo se limitó hacer recuento de los escándalos de corrupción en este instituto en las administraciones anteriores y a recordar que el financiamiento de viviendas por parte de este instituto está permitiendo que más de 15 mil familias tengan una casa, pero no explicó por qué la cartera de inversión global está cayendo.

Negocios oscuros

Pese a la falta de explicación sobre en qué proyectos invierte el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, que dirige el capitán en retiro Roberto López, en los 10 años que lleva al frente de dicha institución LA PRENSA y otros medios de comunicación independientes han destapado oscuros y nada transparente de inversiones de esta entidad que han beneficiado a empresas privadas ligadas al Gobierno y a personajes e instituciones afines al partido de gobierno, Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

En un recuento publicado por LA PRENSA de estos casos de inversiones carentes de transparencia el pasado 12 de mayo, se mencionó la inversión por 1.2 millones de dólares que el Seguro Social hizo en 2008, a la empresa Tecnosa, que es del tesorero del FSLN, Francisco López, para construir las viviendas del proyecto El Pueblo Presidente, que luego vendió Caruna a simpatizantes del partido.

Ese mismo año el INSS aprobó un préstamo por 3.6 millones de dólares a Desarrollo del Xolotlán Sociedad Anónima, ligada al brazo financiero del cuerpo castrense, para construir el residencial Las Delicias, en Carretera Norte.

Entre los casos más recientes figuran préstamos para construcciones de apartamentos de lujo a empresas ligadas al poder político, así como un crédito para rehabilitar un laboratorio infuncional e inaugurado por los rusos.

FMI ya le acortó la vida

El Fondo Monetario Internacional (FMI) vaticinó 2019 como el año en que el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social caerá en insolvencia y, aunque entre sus sugerencias figuraba el aumento de la edad de jubilación y las semanas cotizadas, el Gobierno, presionado por la opinión pública, descartó la semana pasada que estas medidas vayan a ser tomadas en cuenta en las próximas discusiones que se harán para ver acciones que extiendan la existencia del INSS. En 2016 el Fondo Monetario había proyectado la insolvencia en 2024, pero este año, en su última visita, le acortó siete años a esa proyección.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: