Presidente de Francia nombra a conservador como nuevo primer ministro

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, nombró este lunes como nuevo primer ministro a Edouard Philippe, hasta ahora diputado en la Asamblea Nacional por el partido conservador Los Republicanos

primer ministro de Francia

Foto de archivo del presidente de Francia, Emmanuel Macron (derecha), cuando fungía como ministro de Economía, junto al entonces alcalde de Le Havres Edouard Philippe, quien ahora es el nuevo primer ministro francés. LA PRENSA/AFP

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, nombró este lunes como nuevo primer ministro a Edouard Philippe, hasta ahora diputado en la Asamblea Nacional por el partido conservador Los Republicanos y alcalde de la ciudad portuaria de Le Havre, ubicada al norte del país.

El secretario general del Elíseo, Alexis Kohler, fue el encargado de anunciar que Macron había elegido a Philippe, y que «le ha encargado formar el nuevo Gobierno», que se espera que se presente mañana mismo, antes de la celebración del primer Consejo de Ministros, el miércoles.

La breve comparecencia de Kohler se hizo esperar, ya que se produjo pocos minutos antes de las 3:00 de la tarde hora local, cuando se esperaba desde primera hora de la mañana, lo que hizo que empezaran a circular diversos rumores.

El anuncio tuvo lugar poco antes de que el jefe del Estado saliera del Palacio del Elíseo en dirección a Berlín, donde tiene una cita a las 5:30 de la tarde hora local con la canciller alemana, Angela Merkel, para hablar del relanzamiento del proyecto europeo.

Philippe se encontraba desde media mañana en su despacho de diputado en la Asamblea Nacional, adonde llegó seguido por cámaras de televisión desde su domicilio de París.

¿Quién es Edouard Philippe?

Edouard Philippe, de 46 años, se ganó la reputación de dirigente «moderno» y «brillante» como alcalde de Le Havre, pero es poco conocido para el resto de los franceses.

Diputado por Los Republicanos (LR, derecha) y perteneciente al círculo del ex primer ministro conservador Alain Juppé, algunos le atribuyen el mismo estilo a veces seco y cortante de su mentor.

Aficionado al boxeo, acompañó a Juppé como director general del partido UMP (predecesor de LR) desde 2002. En 2010 sucedió a Antoine Rufenacht como alcalde de Le Havre, antes de ser electo diputado en 2014 en esta ciudad que estuvo administrada por los comunistas hasta 1995.

«Está muy apegado a Le Havre, su padre era estibador», cuenta uno de sus amigos.

Tras la derrota de Juppé en las elecciones internas de la derecha, el año pasado, el diputado y alcalde optó por dedicarse más a la ciudad que al Parlamento, donde tiene escaso protagonismo.

Este exmilitante del socialismo moderado que lideraba Michel Rocard escribió a partir de enero crónicas sobre la campaña electoral para el matutino de izquierda Libération.

Macron «deberá trasgredir. Extraerse del enfrentamiento viejo, cultural, institucionalizado y cómodo de la oposición derecha-izquierda, para construir una mayoría de un nuevo tipo», escribió Philippe en una de esas crónicas.

El perfil de este hombre barbudo, de mirada intensa y frente despejada, es ultraclásico, y se asemeja al del mismo Macron: estudios en el Instituto de Ciencias Políticas, buenas calificaciones a la salida de la Escuela Nacional de Administración (ENA), que forman a las élites dirigentes en Francia.

Luego, fue alto funcionario en el Consejo de Estado y trabajó algunos años en un bufete de abogados anglosajón, antes de hacerlo para la empresa de energía nuclear Areva.

Lea también: Emmanuel Macron apuesta por un Parlamento con personas comunes

Entrada en funciones del primer ministro

La entrada en funciones del nuevo jefe del Gobierno se debe formalizar hoy mismo, ya que el primer ministro saliente, el socialista Bernard Cazeneuve, tenía preparado el estrado para la ceremonia del traspaso de poderes desde primera hora en su residencia oficial del Hotel de Matignon.

En una primera reacción, Juppé dijo a la prensa que Philippe «es un hombre de una gran calidad para la misión difícil que le ha encomendado el presidente» y «un diputado que conoce bien los arcanos de la vida parlamentaria».

Su principal reto es poner en práctica las prioridades del jefe del Estado, sabiendo que para eso habrá de conseguir una mayoría parlamentaria en las elecciones legislativas de junio.

Al término de la primera vuelta de los comicios presidenciales, cuando se conoció que Macron iba a enfrentarse a la ultraderechista Marine Le Pen, Philippe dijo que, una vez en el poder, el actual jefe del Estado tendría que optar por la «transgresión».

En un artículo publicado en el diario «Libération» el 3 de mayo, consideró que debería «salir del cara a cara antiguo, cultural, institucionalizado y confortable de la oposición entre derecha e izquierda para constituir una mayoría de un nuevo tipo», pero también advirtió de que el «sistema» le pondría dificultades.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: