¿Marketing digital o tradicional?

Una cuestión muy importante en Marketing para poder tomar decisiones acertadas es conocer muy bien a quién le queremos vender. ¿A dónde están esos a quienes le queremos vender? ¿Cómo nos encontramos con ellos?

Marketing

Foto/Agencias

Una pregunta usual que se hacen los empresarios al tener que destinar presupuestos de Marketing es si deberían apostar por el marketing digital o mejor  seguir pagando por vallas, anuncios en prensa escrita, volantes, mantas, cuñas, spots, etc., que es lo que siempre han hecho y les ha funcionado.

Una cuestión muy importante en Marketing para poder tomar decisiones acertadas es conocer muy bien a quién le queremos vender. ¿A dónde están esos a quienes le queremos vender? ¿Cómo nos encontramos con ellos? Y a partir de ahí surgirán muchas respuestas para poder decidir en qué canales debemos centrar nuestras estrategias de Marketing y de Publicidad.

El consumidor actual, entre 21 y 45 años, es un consumidor hiperconectado, que está siempre en internet ya sea por trabajo o entretenimiento, y que sus decisiones de compra se ven muy influidas por lo que ve en sus redes sociales, recomendaciones de amigos o conocidos y normalmente se informan a través del periódico digital, ya sea que este le llegue por correo o que lo siga en sus redes sociales.

Como podemos ver, a este tipo de consumidor, lo captamos más fácil si decidimos invertir en plataformas digitales, porque es su “ambiente natural”, ya que incluso para escuchar música o decidir qué ver en la televisión, recurren a plataformas sociales como Spotify o Netflix y no a los medios tradicionales de radio y televisión.

Por otro lado, tenemos a los consumidores mayores de 45 años que aunque están conectados, no necesariamente ven el internet como su referente para todo.

Estos son usuarios que suelen navegar por entretenimiento o por mantener las relaciones de amistad o familiares, pero que siguen prefiriendo el placer de leer el periódico todas las mañanas, ver los noticieros estelares, y creen más en lo que dice una revista impresa, una valla publicitaria o una cuña radial, porque en general no suelen seguir a las empresas en sus redes sociales ni prestar tanta atención cuando un anuncio en Facebook los impacta.

Para llegar a este tipo de consumidor, claramente deberíamos de hacer una mayor inversión en canales tradicionales.

A pesar de que conocer la edad de nuestro público meta no es el dato más relevante para poder tomar estas decisiones, es un ejemplo guía para saber que en Marketing no existe una fórmula mágica que funcione igual para todas las empresas.

Cada una debe adecuar sus estrategias a sus objetivos, necesidades y sobre todo a sus públicos.

La conclusión importante que sí es válida para la mayoría de empresas, es que se debe hacer una estrategia de “Blended marketing” que consiste en hacer una buena combinación de lo mejor de ambos canales, pues cada uno trae beneficios a la empresa de diferentes maneras, pues mientras el marketing digital te ofrece grandes alcances a costos muy bajos y te facilita medir su impacto, el marketing tradicional te ayuda a llegar a públicos que de otra manera ni siquiera conocerían tu empresa y refuerza el reconocimiento de marca para quienes ya te vieron en digital.