Claribel Alegría en la primera línea de poetas y narradoras en Centroamérica

La poeta Claribel Alegría, ganadora del Premio Reina Sofía de Poesía en España, ha puesto en alto a Centroamérica en poesía y narrativa destacaron escritores nicaragüenses

Claribel Alegría

La escritora Claribel Alegría tiene más de treinta libros publicados entre narrativa, poesía,cuentos y testimonios. LA PRENSA/WILMER LÓPEZ

“Claribel ha puesto en alto a Centroamérica, porque tiene una escritura con cierto grado de ironía, buena factura, grandeza y trazado los temas políticos como el de la mujer”, destacó la escritora Nydia Palacios Vivas al valorar la obra literaria de Alegría, quien ayer fue galardonada con el XXVI Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en España.

Razón por la cual —agregó Palacios Vivas— la ha incluido en el libro Escritoras ejerciendo la palabra, edición de 400 Elefantes, y en el libro Voces femeninas en la narrativa de Rosario Aguilar.

Asimismo dijo que la escritura de Alegría se encuentra en la primera línea de las narradoras de Centroamérica.


También puede leer: Claribel Alegría gana premio en Italia por sus poesías


Su escritura se caracteriza por ser directa, usar metáforas y hacer uso de múltiples recursos poéticos, y también narrativos como se aprecia en una de sus celebradas novela Cenizas de Izalco, subrayó Palacios Vivas.

“Esta es una de sus grandes novelas, y en su trama si bien es amorosa, aparece la mujer condenada soportando el orden patriarcal, y eso es lo político”, valoró la escritora.

También tienen, No me agarran viva, que es la historia de una mujer que se mete a la guerrilla y soporta todo el sufrimiento.

Por su lado el escritor Sergio Ramírez, dijo que este premio viene a  consagrar la voz de Claribel en el ámbito hispanoamericano, basta leer la lista de la personas que lo han ganado anteriormente.

Dos veces a Nicaragua

Ha sido entregado a 25 escritores, en 1992 al chileno Gonzalo Rojas, en  2012 al poeta Ernesto Cardenal, y el último año, en 2016, al español Antonio Colinas.

“Celebro que sea la segunda vez que se otorga a un poeta nicaragüense, la primera vez fue a Cardenal, dos escritores clásicos de la literatura nicaragüense”, subrayó Ramírez.

De su narrativa destacó su novela Cenizas de Izalco y dijo que espera sea reeditada, que se conozca por las nuevas generaciones.

“Esta fue escrita a dos manos con su marido Darwin J. Flakoll y ojalá las editoriales internacionales vuelven a poner los ojos en esta novela que es una de las mejores que se han escrito en Centroamérica”, destacó Ramírez.

También es autora de la novela Pueblo de Dios y de Mandinga, con una historia muy maliciosa y escrita con mucho humor y con mucha facilidad de prosa, señaló Ramírez. Así como Despierta mi bien, despierta, Álbum familiar,  y Luisa en el país de la realidad.


También puede leer : Versos de Claribel Alegría al italiano – La Prensa


Si bien los reconocimientos que se le han dado son como poeta, también su prosa es muy importante, exaltó el novelista, quien actualmente prepara el V Encuentro de Narradores Centroamérica Cuenta.

Este galardón también lo ha recibido la escritora uruguaya Ida Vitale (1923), pero en Centroamérica Claribel es la primera en recibir este galardón, destacó por su lado Palacios y viene a ser un reconocimiento a la mujer del istmo.

Nuevos libros de Claribel

Por su parte la poeta comentó que su poesía toca temas universales, a la vida, el amor, los mitos y en la actualidad sobre el cosmos y la naturaleza.

Esto se puede ver en su reciente antología publicada por Visor,  Pasos inciertos (1948-2014), con un prólogo de Benjamín Prado, y en su reciente poemario Amor sin fin, de editorial Anama, y que se espera sea dado a conocer en junio.


También puede leer: Claribel Alegría o la belleza de las palabras – La Prensa


Escritoras celebran premio

“Estamos sorprendidas y felices, y nos unimos a esta celebración del XXVI Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana dado a Claribel Alegría”, dijo por su lado Marianela Corriols, presidenta de la Asociación Nicaragüense de Escritoras (Anide).

Alegría es fundadora y presidenta honoraria de Anide, y sus miembros piensan festejar este galardón con varias actividades, entre ellas publicar una edición de sus poemas, recitales y conversatorios sobre su vida literaria.

Por su lado la poeta Gloria Gabuardi, secretaria ejecutiva del Festival Internacional de Poesía de Granada, dijo que están orgullosos que le hayan entregado este mérito a Claribel que a pesar de su edad, 93 años, sigue trabajando la poesía más que nunca.


 

Poemas de la antología Pasos inciertos (1948-2014) publicada por Visor

Son altas

Son altas las columnas de mis sueños,

van hacia el canto con los pies descalzos

del fondo de mí misma se levantan

y suben por el viento en espirales

A veces las sorprendo entre las nubes,

en la tarde dorada; en las estrellas

en todo lo que es bello se detienen

y siguen en su viaje iluminadas.

¡Qué finas las columnas de mis sueños!

Casi se me confunden con la niebla,

no las puedo ver más, angustia, sombra,

!Qué miedo de que caigan y se quiebren!

¡No, no pueden caer, van hacia el canto!

Hacia el canto que es suyo y las espera

¡Del fondo de mí misma se levantan

y suben por el viento en espirales!


Déjame entrar

Déjame entrar en tu dolor

no romperé el silencio

Llevaré rosas frescas que lo aromen

y mi amor como una lámpara

Para tu cielo oscuro

guardo cielo de estrellas

pájaros encendidos

y reinos de nubes blancas

Déjame entrar

esperaré hasta que me abras

Estoy sola en la sombra

y la ronda del viento muerde


Una fuente

Escondida en la noche hay una fuente

(mi corazón insomne me lo ha dicho)

se oye cerca la música del agua

y hay frescos de magnolias en el viento

Ven conmigo a buscarlas entre las hojas

Quiero embriagarme con su gracia blanca,

quiero mojar mis labios en sus ondas

y lavar en espuma mi secreto.

Vamos corriendo hata tocar tu orilla

no dejes que la luna se adelante

quiero verme primero en su corriente

cantar con ella cuando venga el alba.


A mi madre

Alguien llama a mi puerta

Es la vida que espera palpitante de anhelo

la vida que me invita a recorrer el mundo

desde la gracia inmensa de sus brazos abiertos.

Me voy, Madre, me voy

Quiero sentir de cerca la emoción del instante

embriagarme de gozo con la noche estrellada

y hablarle al dolor sin que tú lo percibas.

No olvido nada. Es tarde,

traeré para tí guirnaldas de jacinto,

recogeré en mis faldas el oro de los astros

y verás que en mis labios ha de encenderse el canto.

Adiós Madre, no llores.

No quieras detenerme, que me voy con la vida.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: