Fiscalía de Brasil acusa a Michel Temer de obstrucción a la justicia

El Fiscal General señaló que el mandatario y el excandidato presidencial Aecio Neves actuaron conjuntamente para intentar impedir el avance de investigaciones de corrupción.

Brasil, Michel Temer, escándalo de corrupción

Michel Temer, presidente de Brasil, a su salida del Palacio da Jaburu en Brasilia. LA PRENSA/AFP

La Fiscalía brasileña acusó este viernes al presidente Michel Temer de corrupción y obstrucción a la justicia. El Fiscal General de la República, Rodrigo Janot, señaló en un documento hecho público este viernes que el mandatario y el excandidato presidencial Aecio Neves actuaron conjuntamente para intentar impedir el avance de investigaciones de corrupción.

El Tribunal Supremo de Brasil autorizó este jueves la investigación contra el presidente después de que el diario O Globo aireara la existencia de una grabación en la que Temer supuestamente avaló la compra del silencio del expresidente de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha, impulsor del juicio político que destituyó a Dilma Rousseff y condenado a 15 años de cárcel por corrupción. La información sobre el audio  remece al país desde entonces. Según la fiscalía, la grabación demuestra que Temer dio «aval» al empresario Joesley Batista para comprar el silencio de Cunha.

Según el fiscal, Neves, «en articulación, entre otros, con el presidente Temer», intentó obstaculizar la operación Lava Jato«, que investiga la trama corrupta en la estatal Petrobras, a través de «medidas legislativas» y «el control del nombramiento de comisarios de policía» que conducían los procesos.

«De esta forma, se ve también la posible práctica del delito de obstrucción a la Justicia», resalta Janot, citado en un documento en el que el magistrado del Supremo Edson Fachin autorizó el jueves la apertura de una investigación contra Temer.

Puede interesarle: Presidente de Brasil en colosal escándalo

El mandatario, en el poder de manera efectiva desde la destitución de Dilma Rousseff el pasado agosto, ha negado cualquier tipo de acto ilícito y el jueves se dirigió a la nación para afirmar enérgicamente que no renunciará a su cargo, a pesar de las presiones de la oposición y de algunos sectores de su base.

No obstante, Temer pudiera ser desalojado del poder si se instaura un proceso penal en su contra, lo cual debería avalado por el Parlamento.

Nuevo escándalo

Una nueva confesión sobre el pantano de corrupción en que parece haberse sumergido Brasil agravó la ya delicada situación del presidente, Michel Temer, y alcanzó además a sus antecesores Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva.

Esta vez, las revelaciones partieron de los directivos del grupo JBS, que en un acuerdo de cooperación judicial confesaron que pagan sobornos a Temer desde 2010 y que, desde el año 2005, distribuyeron entre Lula y Rousseff la suma de 80 millones de dólares, siempre por los «favores» realizados desde sus posiciones de poder.

 

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: