La máquina vence nuevamente al humano en el juego go

El laboratorio de inteligencia artificial de Google decidió desarrollar algoritmos capaces de jugar go y retar a los grandes maestros de carne y hueso.

AlphaGo, inteligencia artificial, go

El jugador chino de 19 años Ke Jie. LA PRENSA/AFP

El jugador de go chino Ke Jie, número uno mundial, perdió este sábado la tercera y última partida frente a AlphaGo, la inteligencia artificial de Google diseñada para jugar a este deporte mental, con lo que el «duelo definitivo» hombre-máquina disputado esta semana se cerró con 3-0 en contra del ser humano.

Ke, de 19 años y que ya ganaba torneos nacionales en su país con cinco, volvió a plantar cara ante AlphaGo durante los primeros movimientos, pero acabó rindiéndose al considerar que la partida estaba perdida tras dos horas y media de juego, algo similar a lo ocurrido en el segundo encuentro, disputado el jueves.

De las tres partidas se concluye que la inteligencia artificial de Google ha sabido mejorar, ya que el duelo más ajustado fue el primero, disputado el martes, en el que Ke Jie no se rindió y sólo perdió por un cuarto de punto, una ventaja mínima para la máquina.

Las partidas se disputaron en la localidad oriental china de Wuzhen, un bucólico pueblo de canales y casas tradicionales que acoge anualmente la Conferencia Internacional de Internet desde 2014.

El go es un juego de mesa creado en China hace más de 2,500 años y es considerado uno de los más complejos mentalmente del mundo, razón por la cual el laboratorio de inteligencia artificial de Google, DeepMind, decidió desarrollar algoritmos capaces de jugar a él y retar a los grandes maestros de carne y hueso.

Ya había vencido

AlphaGo ya ganó en 2015 al campeón de Europa, Fan Hui, en 2016 venció al surcoreano Lee Sedol, campeón mundial, y los duelos de esta semana se interpretaron como la «última esperanza» para mostrar que el cerebro humano aún no había sido superado por el artificial.

La versión de AlphaGo que jugó las partidas de esta semana introdujo mejoras respecto a las que se emplearon en 2015 y 2016, y ya había sido capaz de ganar 60 partidas seguidas ante los mejores maestros mundiales de go disputadas online, en las que Google guardó secreto sobre la identidad de su «jugador» hasta el final.

AlphaGo también disputó una partida contra cinco maestros chinos del go jugando en equipo, que también logró ganar sin problemas.