El Castillo en crisis de agua potable

Esperar su turno para llenar los recipientes de agua es lo que viven durante el verano los habitantes de la comunidad El Castillo, del municipio del mismo nombre, en el departamento de Río San Juan; pero al llegar el invierno el problema no termina. Por el contrario, se agudiza.

Río San Juan

Para incentivar el turismo en el departamento de Río San Juan , la Cámara Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Industria Turística trabaja con una especialista canadiense para desarrollar nuevos productos turísticos de la zona. LA PRENSA/JADER FLORES

Esperar su turno para llenar los recipientes de agua es lo que viven durante el verano los habitantes de la comunidad El Castillo, del municipio del mismo nombre, en el departamento de Río San Juan; pero al llegar el invierno el problema no termina. Por el contrario, se agudiza. Aunque la zona cuenta con agua en abundancia, esta llega tan sucia que “no sirve ni para lavar”.

Lidia Blandón, habitante de la comunidad El Castillo, asegura que en la temporada de invierno tiene que comprar agua para tomar o recogerla antes de que caiga la primera lluvia. “Entrando el invierno el agua no sirve para lavar, viene con basura y sucia”.

“En invierno hay bastante agua, lo único es que sale sucia, ‘microbiosa’ seguramente. Lo que tenemos que hacer es colarla y clorarla para ocuparla en los quehaceres de la casa”, añade Carmen Espinoza.

Lea: Tres comunidades de Boaco no tienen agua potable

Róger Rojas, habitante de El Castillo, explica que el agua que toman las cerca de 4,000 personas que conforman esa comunidad, proviene de una quebrada y que llega a las viviendas por gravedad. “El agua la recogen en una pila donde le echan un poquito de cloro para distribuirla en todo el poblado”.

Los pobladores coinciden en que ese problema siempre ha existido y que las autoridades locales lo saben.

En la actualidad están a la espera de un proyecto de tratamiento del agua por parte de las autoridades del Gobierno central.

Lea: Heridas del huracán Otto siguen abiertas en San Juan de Nicaragua

“Nos han llamado a reunión varias veces, dicen que el Gobierno nos va a hacer un proyecto para mejorar este problema del agua. Estamos a espera de eso, porque es lo que necesitamos con urgencia”, indicó Espinoza.

30
córdobas mensuales es la tarifa —fija— que pagan los habitantes de la comunidad de El Castillo por el derecho al agua, que se guarda en una pileta. Solo los hoteles tienen una tarifa diferenciada, aseguran los pobladores.

Río recibe desechos

Otro problema que debe ser atendido con urgencia para evitar contaminaciones mayores, es el sistema de alcantarillado, pues no toda la población tiene la capacidad económica para hacer un sumidero y en la actualidad esos desechos caen al río San Juan.

Lea: Llevan agua potable a comunidades del Corredor Seco

“Aquí la mayoría de la población no tiene letrina, no tienen un sumidero. Ese es un problema al que se le debe de poner atención porque el río se está ensuciando y eso lo ven los turistas”, afirma Rojas.

Las zanjas que se ven a orillas de las principales calles de ese pequeño pueblo, además de proyectar una mala imagen a los turistas, son criaderos de zancudos que atentan contra la salud de sus pobladores.

“No tenemos dónde vaya a caer esa agua. Ahí hacemos zanjitas, pero va a caer al río que en vez de limpiarlo lo estamos ensuciando cada vez más”, asevera Espinoza.

Los pobladores esperan tener una respuesta positiva de parte de las autoridades, pues los propietarios de negocios deben ingeniárselas para brindar un buen servicio a los turistas que visitan esta emblemática región.

Demandan atención

Pese a que la comunidad de El Castillo, del municipio del mismo nombre, está rodeada de agua, sus habitantes sufren por la escasez del líquido potable.

En verano acuden a quebradas o a la orilla del río San Juan para lavar ropa; pues el agua que reciben apenas alcanza para cocinar y tomar, señala Lidia Blandón, habitante de esa comunidad.

Otra necesidad básica que demandan los habitantes es el acceso a una letrina, pues quienes viven en la zona alejada al caser