Monseñor Rosa Chávez, leal a legado de San Romero

El religioso es obispo auxiliar de San Salvador y será el primer cardenal de la iglesia católica de ese país centroamericano.

San Romero

El Obispo Auxiliar de San Salvador, Gregorio Rosa Chávez, será nombrado Cardenal, según anunció el Papa Francisco. Foto: Cortesía

La teóloga y periodista María López Vigil, biógrafa de monseñor Óscar Romero, dijo en Managua que es primera vez en la historia reciente de la Iglesia católica que el papa nombra cardenal a un obispo auxiliar como ocurrió con monseñor Gregorio Rosa Chávez, de El Salvador.

El papa Francisco realizó el nombramiento cardenalicio el pasado 21 de mayo pasado y, según las informaciones divulgadas en la prensa, lo hizo fiel a su estilo, el que López describe ajeno a las consultas, un anuncio en el rezo de mediodía del domingo pasado, cuando se sacó del bolsillo un papel arrugado en el cual tenía anotados los nombre de los cinco escogidos, entre ellos Rosa Chávez.

Lea además: Historia del primer cardenal de El Salvador

Para la teóloga, la escogencia de Rosa Chávez la llenó de alegría, sobre todo que después que leyó que el nombramiento él lo interpretó como un “regalo” de monseñor Romero, el obispo salvadoreño asesinado el 24 de marzo de 1980.

A López le llamó la atención que haya sido Rosa Chávez el nuevo cardenal y no el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar. “Creo que el papa Francisco lo ha hecho en gran medida, porque entre la jerarquía salvadoreña y durante muchos años, los largos años del papado de Juan Pablo II y de Benedicto XVI, Rosa Chávez ha sido el único obispo salvadoreño fiel al legado del compromiso con los pobres y preocupación por la justicia social, que fueron el centro del mensaje de monseñor Romero, asesinado por todo lo que dijo e hizo denunciando las injusticias que vivían en ese país, tantas aún presentes”, explicó.

Prohibían el rostro de Romero

Según la periodista López, el arzobispo Escobar y otros obispos rechazaban la memoria del obispo asesinado y prohibían que su rostro apareciera en espacios religiosos o que se hablara de él en eventos de ese tipo.

“Parece increíble que así fue. El papa Francisco conoce perfectamente esto. Sabe bien de esta marginación de monseñor Romero, en vida y después que lo mataron. Y así lo demostró con las francas palabras que en octubre de 2015 dirigió a todos los obispos salvadoreños que lo visitaron en el Vaticano. Les dijo: ‘El martirio de monseñor Romero no solo fue su muerte. Inició antes, con los últimos sufrimientos por las persecuciones antes de su muerte. Y continuó después, porque no bastó que muriera. Lo calumniaron, difamaron y enfangaron y su martirio continuó por manos de sus sacerdotes y hermanos del episcopado”, dijo.

Según un perfil, publicado por la agencia de noticias AP, Rosa Chávez nació en 1942 en una zona fronteriza con Honduras. En el municipio de Sociedad. Es hijo de un humilde campesino. Nunca pensó que su vástago se convirtiera en religioso.

El papa le nombrará cardenal el próximo 28 de junio.

 

La amistad con Romero

El nombre de Gregorio Rosa Chávez aparece decenas de veces en el diario de monseñor Romero. Lo consideraba un amigo.

Cuando Romero era arzobispo de San Salvador, el entonces padre Gregorio Rosa Chávez era director del Seminario Arquidiocesano.

Después del asesinato de Romero, Rosa Chávez fue nombrado obispo auxiliar de San Salvador.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: