Producen de forma sostenible en Masaya

“Tenemos una pequeña finca diversificada y elaboramos todo tipo de frutas, a base de productos orgánicos. Estos son productos sanos porque no llevan nada de químicos. Recordemos que actualmente muchas personas se enferman de cáncer o diabetes, porque los químicos son venenos”, manifestó doña Francisca Aragón, propietaria de la finca El Corozal, en la comunidad El Túnel, de Masaya.

“Tenemos una pequeña finca diversificada y elaboramos todo tipo de frutas, a base de productos orgánicos. Estos son productos sanos porque no llevan nada de químicos. Recordemos que actualmente muchas personas se enferman de cáncer o diabetes, porque los químicos son venenos”, manifestó doña Francisca Aragón, propietaria de la finca El Corozal, en la comunidad El Túnel, de Masaya, quien recibió un reconocimiento de parte del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales.

Aragón contó que desde hace diez años apuesta a mantener una finca saludable, y que los abonos son meramente orgánicos a base de cáscara de frutas, hojas, estiércol de vaca y caballo, además de aserrín, los cuales son procesados durante un mes.

Lea: Mapean el sabor del cacao nica

Su mercado es el mercado municipal Ernesto Fernández de esta ciudad. Entre las técnicas que ha aprendido gracias al programa De campesino a campesino, dirigido por la Unión Nacional de Productores y Ganaderos (UNAG), están el abono foliar orgánico, insecticidas orgánicas, acequias, la poda de los árboles, cosecha de agua, entre otros que le valieron el reconocimiento de Aplicaciones Amigables al Medioambiente.

“Hay que tomar conciencia de los problemas climáticos, y hay que tener amor a la tierra, porque ella produce, y no hay que envenenarla”, agregó.

Lea: Cuidar el ambiente genera ingresos

En la finca Pikin Guerrero, de Masatepe, los cooperados comparten una visión común: generar una economía de escala a través de los pequeños productores. “Vamos a esperar que caiga una fuerte lluvia. Se dice que va a llover a finales de mayo. Nosotros producimos granos básicos, productos diversificados”, agregó Santos Galán, representante de dicha cooperativa.

Orlan García, funcionario de la UNAG, dijo que en ambos casos promueven un enfoque de producción sostenible, “les ayudamos para que los productores elaboren sus propias tecnologías orgánicas y así no depender de los insumos externos para disminuir sus costos de producción e incrementar la productividad y rentabilidad del ecosistema”, mencionó García.

Lea: Idiosincrasia frena el desarrollo arrocero

 

262,546 productores se reportaban en el país hasta 2011, según el Censo Nacional Agropecuario. De ellos, 156,053 cultivan menos de 10 manzanas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: