Cuatro sujetos serán procesados por el asesinato de una mujer y su hijo de 7 años en Quilalí

La versión preliminar indica que Catalina Jeaneth García Navarrete, de 33 años, fue interceptada por los sujetos, que aparentemente la esperaban armados con machetes

Agentes de Auxilio Judicial y de Inteligencia policial en Nueva Segovia capturaron a los acusados de asesinato atroz. LA PRENSA/A. LORÍO

Cuatro personas fueron acusadas como presuntos autores del delito de asesinato atroz en contra de Catalina Jeaneth García Navarrete (33) y de su hijo Héctor José Calero García (7), hecho ocurrido en la comunidad de La Palanca, Quilalí. La audiencia preliminar podría realizarse este miércoles en Ocotal.

El Ministerio Público en Nueva Segovia presentó la mañana de este martes, ante la juez de Distrito Penal de Audiencia, doctora Marbely Blandón, el expediente.

Los procesados son Nedic Yadiel Cruz López, de 39 años, agricultor y dueño de la propiedad en la comunidad de La Palanca, en el municipio de Quilalí, donde presuntamente cometieron el crimen contra la mujer que acostumbraba a pasar a orillas de la casa para trasladarse a la comunidad de Tasajeras para lavar ropa ajena.

Otros que se encuentran detenidos en Ocotal son Pedro Joaquín González Cruz, de 40 años, habitante del barrio Nueva Esperanza, en Wiwilí, de Jinotega, y Santos Meza Duarte, de 36 años, habitante de la comunidad La Palanca, en Quilalí. El expediente incluye a José Santos Peralta Rivera, de 39 años, de la comunidad La Palanca, quien se encuentra prófugo.

La investigación policial, a cargo de agentes de Auxilio Judicial y de Inteligencia en Nueva Segovia, señala que Catalina y su hijo pasaron entre las 9:00 y las 10:00 a.m. del 20 de mayo en dirección a la comunidad de Tasajeras para realizar actividades domésticas a cambio de comida en la vivienda de Francisco Caballero.

Lea también: Nicaragua: femicidios de 2017 dejan ya 29 huérfanos

La versión preliminar indica que al regresar, entre las 5:30 y 6:00 p.m. la mujer fue interceptada por los sujetos, que aparentemente la esperaban armados con machetes en la propiedad de Nedic Yadiel, un sujeto que, según la Policía, es fuerte consumidor de marihuana y vivió en los Estados Unidos.

Horas después, madre e hijo fueron asesinados a machetazos y trasladados en un saco rojo a unos 600 metros para dejarlos abandonados a orillas de una quebrada con la intención de que la corriente se los llevara, para borrar evidencias.

Los dos cadáveres fueron encontrados por vecinos del lugar el 26 de mayo y por el estado de descomposición (la piel desprendida, los órganos internos comidos por los animales de rapiña y el pelo casi desprendido) aún no se ha determinado si hubo violación.

Los cuerpos fueron sepultados por los familiares, un día después del hallazgo, en el cementerio de Panalí, del municipio de Quilalí.

La Policía ocupó como evidencias cuatro sacos similares al que contenían los cadáveres, ropa y machete con manchas de sangre, un saco pequeño con frijoles y maíz, propiedad de la occisa.

Consternación

Meyling del Rosario Navarrete Flores, hermana de Catalina y tía de Héctor, está consternada por el doble crimen. No encuentra consuelo. No puede consolar a los tres hijos de la víctima ni explicarles por qué los criminales actuaron con tanta saña.

Tampoco se explica por qué su hermana vivió tanta violencia, primero de parte de su compañero de vida y después por los sujetos que la asesinaron.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: