Kevin Cash: «No había razones para no dejar lanzar a Erasmo»

El mánager de Tampa Bay le tuvo confianza al nicaragüense para lanzarle a Texas luego de acreditarse el juego salvado el domingo

Erasmo Ramírez. Foto: LA PRENSA/ (AP Photo/Tony Dejak)

Si de algo todos estaban seguros en el equipo de Tampa Bay antes del partido ante Texas, era que el nicaragüense Erasmo Ramírez tenía el brazo en perfectas condiciones para hacer un buen trabajo y por eso decidieron no nombrar a alguien en su lugar, aun cuando este venía de apuntarse un juego salvado la noche anterior al laborar un inning frente a Minnesota.

Tras esa actuación corta, el coach de picheo de Tampa, Jim Hickey, se acercó a Erasmo, le estrechó la mano y le hizo la siguiente pregunta: ¿estás listo para mañana? El nica lo afirmó. Luego el reporte llegó a los oídos del mánager Kevin Cash, quien aprobó la gestión para el día siguiente, sin esperar que el rivense fuera a tener una de las peores salidas de la campaña, o bien, una mala noche.

“Estaba firme”

“Para mí, no había razones para no dejarlo lanzar. Si Erasmo hubiera trabajado un innings más, tal vez hubiéramos reconsiderado la situación”, apuntó Cash tras el encuentro que al final Tampa se impuso con pizarra de 10-8 a Texas, viniendo desde abajo en par de ocasiones para darle vuelta al marcador.

“Pero tan pronto como nos encontramos, concordamos en que todo estaba bien. Erasmo vino a nosotros y estaba firme de poder cumplir con el trabajo”, declaró Cash al periódico Tampa Bay Times.

Afortunadamente, el rivense salió sin decisión luego de una labor de 2.1 episodios en los que le produjeron cuatro anotaciones y le conectaron seis imparables, uno de ellos un jonrón y otro un doble.

Ocupando el lugar del prospecto Blake Snell, quien fue enviado a Ligas Menores para corregir detalles, Erasmo se mostró complacido de volver a la rotación de abridores de Tampa, y aunque ha asegurado que su deseo es hacer este papel, con tal de apoyar al equipo trabaja en el lugar que decida el mánager Kevin Cash y todo su equipo de trabajo.

En su primer año con Tampa, en 2015, Ramírez elevó su imagen logrando ganar once partidos, lo que constituye la mayor cifra de su carrera en las Grandes Ligas, desde su aterrizaje con los Marineros de Seattle en el 2012.

Este año ha podido reunir tres triunfos, no tiene derrotas, pero sí un juego salvado. “Siempre estoy enfocado en hacer mi trabajo lo mejor que se pueda”, había declarado Ramírez previo a esta mala salida ante Texas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: