Femicidios cada vez con más saña en Nicaragua

Organizaciones defensoras de mujeres en Nicaragua destacan no solo la saña con que han sido cometidos los femicidios en los últimos meses sino en la participación de más de un sospechoso

Católicas por el Derecho a Decidir contabiliza 21 femicidios ocurridos en Nicaragua en los primeros cinco meses del año. LA PRENSA/ARCHIVO

Los 21 femicidios con que cierran los primeros cinco meses del año en Nicaragua, según el Observatorio de la organización Católicas por el Derecho a Decidir demuestran que cada vez los casos son cometidos con mayor saña por parte de los perpetradores, coinciden la coordinadora de ese organismo Magaly Quintana y el Movimiento Contra el Abuso Sexual y psicóloga, Lorna Norori.

Hasta la primera quincena de mayo la Policía Nacional contabilizaba 17 muertes de mujeres, ocho menos que en igual período del año anterior y de ese total tipificaba nueve como femicidios.

Norori dijo que ha analizado que desde hace un tiempo los crímenes contra mujeres son ejecutados con mayor saña como sucedió con el último caso en una comarca en Quilalí, donde Catalina Jeaneth García y su hijo de siete años fueron asesinados y ambos presuntamente violados y que para la dirigente del Movimiento Contra el Abuso Sexual, «es como una mayor demostración del poder, del dominio que ellos tienen, que nadie me puede hacer nada haga lo que haga; pase lo que pase».

«Antes mataban y se suicidaban, ahora lo hacen con más saña y lo hacen en grupo», sostuvo Norori, quien considera que esto es el resultado de la impunidad, existente en estos hechos. Y esto dice Quintana se demuestra con los 27 autores que todavía están prófugos por femicidios cometidos el año pasado.

Con Norori coincide Quintana quien considera que se ha sumado «una preocupación más grande, ya ahora no te mata uno, sino son varios los que intervienen en el crimen, eso reafirma lo que estamos diciendo, mientras el Estado no haga nada no se va a resolver el problema».

Quintana destaca que la cifra bien pudo ser mayor si se toma en cuenta los 28 femicidios en grado de frustración, de los cuales muchas de las víctimas llegaron graves a las unidades de salud.

Norori advierte que la situación en contra de las mujeres tiende a agudizarse, pues en esto también incide la corrupción existente en el país y la descomposición social que hay.

“No hay quien le ponga freno a la situación”, dijo Norori, tras explicar que el hecho de que haya una Comisaría de atención a la mujer en una delegación policial no significa que se está brindando una atención adecuada a las víctimas. Norori recordó que en el país la realidad ha demostrado de que cuando no se toman las medidas la situación puede agravarse.

De los 21 femicidios ocurridos en el país,  el Caribe Sur y Managua destacan con cuatro femicidios cada uno, también ocho del total de  los femicidios fueron cometidos utilizando arma de fuego y siete con arma cortopunzante.  Igualmente nueve de los mismos fueron cometidos por sus parejas y otros cinco por sus exparejas y ocho de los crímenes fueron cometidos en sus domicilios.

Quintana critica que mientras en el país  se dan el lujo de gastar cincuenta mil dólares en una fiesta para uno de los hijos del presidente y vicepresidenta, designados por el Consejo Supremo Electoral, Daniel Ortega y Rosario Murillo, respectivamente, por otro lado no hay ninguna inversión para promover una campaña educativa que permita incidir en este problema.

La coordinadora de Católicas dice que posiblemente  los índices de ocurrencia de femicidios en el país sean más altos que los que ocurren en otros países de Centroamérica, pues si se tomara en cuenta la población de cada país, la tasa sería mayor.

LEA: Femicida se declara culpable en Somoto

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: