Áreas de «no fumado» no impactan en la salud de los nicaragüenses

Nicaragua cuenta con la Ley 727, Ley para el Control del Tabaco; que dispone varias acciones en torno a la prevención del humo en la salud de las personas, pero estas no se cumplen.

Establecer áreas de no fumado en los restaurantes o bares no marca la diferencia en la protección de las personas porque el humo se filtra y estas siguen expuestas, explicó Eveling Vallejos, directora de proyectos de control de tabaco de la Universidad Católica.

Según Vallejos, en el Día Mundial sin Tabaco, que fue ayer, Nicaragua está casi reprobada, pese a que tiene la Ley 727, Ley para el Control del Tabaco, que indica varias medidas que no se cumplen. “No hay vigilancia en torno a que se implementen ambientes libres -de humo de tabaco-”, expresó.

Uno de los estudios que realizaron evidenció que el nivel de contaminación en 17 establecimientos de esparcimiento en Managua era 19 veces más alto que los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Para nosotros es una preocupación porque no se trata de un asunto comercial, sino es de salud pública”, dijo. El tabaquismo se relaciona con enfermedades como diabetes, hipertensión, cáncer, etcétera.

En este sentido, varias de las universidades en el país han dispuesto que sus campus sean espacios de no fumado.
Una de ella es la Universidad Centroamericana (UCA), que además promueve información educativa sobre el tema, tiene un componente nutricional y promociona la práctica del ejercicio físico a través del programa UCA Saludable, dijo la secretaria general, Vera Solís.