«Repaso» o «recuento», mejor que «reconto» o «racconto»

En los medios de comunicación es frecuente leer frases como: "El abogado paranaense realizó un racconto de la gran cantidad de causas que investigan delitos de corrupción" o "El piloto salteño hizo un reconto de todo lo vivido este último año".

LAPRENSA/EFE

Los sustantivos «repaso», «recapitulación» o «recuento» son alternativas en español a la voz italiana «racconto» y la adaptación desaconsejada «reconto», señala la Fundación del Español Urgente, promovida por la Agencia EFE y BBVA.

En los medios de comunicación es frecuente leer frases como «Martin Luther King hizo un racconto de cómo se intensificó el papel de Estados Unidos en Vietnam», «El abogado paranaense realizó un racconto de la gran cantidad de causas que investigan delitos de corrupción» o «El piloto salteño hizo un reconto de todo lo vivido este último año».

La voz «racconto» procede del italiano y equivale a «repaso», «recapitulación» o, con el significado de volver a contar o narrar algo, «recuento».

Dado que estos sustantivos, así como los verbos correspondientes, reflejan con fidelidad el concepto italiano, no hay razón para emplear este extranjerismo. Tampoco resulta apropiada la adaptación «reconto», según indica el Diccionario argentino de dudas idiomáticas.

Esta misma obra propone la adaptación «raconto», empleada especialmente en Argentina, Uruguay o Chile y que es válida, aunque cuente con menos uso: «Mirá el emotivo video con el raconto de los primeros 110 años de vida de Mitre».

Así pues, en los ejemplos anteriores habría sido preferible escribir «Martin Luther King hizo repaso/recuento de cómo se intensificó el papel de Estados Unidos en Vietnam», «El abogado paranaense repasó la gran cantidad de causas que investigan delitos de corrupción» y «El piloto salteño recapituló todo lo vivido este último año».

La Fundéu BBVA (www.fundeu.es), que trabaja asesorada por la Real Academia Española y cuyo principal objetivo es el buen uso del español en los medios de comunicación, cuenta con la colaboración, además, del Instituto Cervantes, la Fundación San Millán, Accenture, Gómez-Acebo & Pombo y Prodigioso Volcán.