Suspenden juicio en contra de acusado de matar a líder indígena en Rosita

El juicio en contra de Jairo Pineda Delgadillo, presunto autor intelectual de la muerte del líder indígena Camilo Frank fue suspendido por la falta de cuatro testigos

El juicio se pospuso por la falta de testigos. Amigos y familiares de la víctima pidieron justicia. LA PRENSA/JOSÉ GARTH

El juicio técnico en contra de Jairo Pineda Delgadillo, presunto autor intelectual de la muerte del líder indígena Camilo Frank el pasado enero, fue suspendido por la falta de cuatro testigos y el juez a cargo resolvió programar su continuidad el viernes 9 de junio a las 3:00 p.m.

Camilo Frank fue ultimado en el bar el norteño número dos, el pasado 25 de enero del 2017, en Rosita, Caribe Norte.  William Torrez, representante del Ministerio Público, prometió probar que el acusado es el autor intelectual de la muerte del líder mientras que Isidro Trujillo, defensor de Pineda Delgadillo dijo que este es únicamente un chivo expiatorio y que la Policía Nacional en vez de buscar al autor material acusa a alguien que no tiene nada que ver con los hechos.

“Los hechos que el Ministerio Público trae aquí son imaginarios que no son ciertos, porque aquí se persigue a un autor intelectual y no se siguió al autor material, ya que aquí un testigo declaró que ese día la victima discutió con otras personas que quien tenían pugnas por un proceso electoral”, comento Trujillo.

El defensor pidió que quedara constancia de que el juicio sigue bajo protesta porque no se le permitió a su defendido tener un jurado de conciencia y el judicial Felipe Úbeda Prudo resolvió que el juicio se hiciera con un juez técnico.

En una audiencia anterior, Eloy Frank, primo de la víctima, dijo que Camilo Frank había discutido ese día con Tymond Robin, presidente de la nación Mayagna y con Rony Sneyder Ismael, por las elecciones del Gobierno territorial indígena Tuahka e incluso tuvo que intervenir la Policía para bajar las tensiones.

Este jueves 1 de junio, pasaron ante el juez ocho testigos del Ministerio Público y ninguno dijo haber visto a la persona que disparó. Solo un joven que pasó años en la mina morobila de minero y regresó a Rosita  dijo que el acusado llegó a ofrecerle dinero a cambio de matar a una persona, pero asegura que se negó a hacerlo.

El investigador Policial Bismarck Antonio Carrasco refirió que una persona de nombre Isabel que le apodaban camisa blanca, supuestamente había sido pagado por Jairo Pineda para que fuera a matar a uno de los líderes indígenas.

Sin embargo ninguno de los testigos que declararon ante el juez vio a la persona que disparó, el arma que la Policía le ocupó a Jairo Pineda Delgadillo tampoco coincide con la que fue utilizada para matar a Camilo Frank.

El fiscal William Torrez pidió la suspensión del juicio porque no llegaron a declarar los testigos por lo que pidió al juez Felipe Úbeda Prudo que los mande a traer haciendo uso de la fuerza.