DiCaprio, Slim y México, se unen para salvar a vaquita marina

Leonardo DiCaprio, el magnate Carlos Slim y el presidente de México, firmaron un acuerdo para proteger los ecosistemas marítimos del Alto Golfo de California

Leonardo DiCaprio

Fotografía cedida por la presidencia de México del presidente de México Enrique Peña Nieto (i) conversando con el actor estadounidense Leonardo DiCaprio (c) acompañado por el empresario mexicano Carlos Slim (d). Foto/EFE

El actor Leonardo DiCaprio, el magnate Carlos Slim y el presidente de México, firmaron un acuerdo para proteger los ecosistemas marítimos del Alto Golfo de California, donde la vaquita marina enfrenta grave peligro de extinción.

El acuerdo anunciado prohíbe de manera permanente el uso de redes agalleras, una medida que se había tomado solo temporalmente. “México, como uno de los países con mayor biodiversidad, entiende su responsabilidad con el mundo”, dijo el presidente Enrique Peña Nieto.

“Hemos implementado un esfuerzo histórico para evitar la extinción de una especie única, la vaquita marina, y proteger nuestros ecosistemas”.

El acuerdo contará con el respaldo de las respectivas fundaciones de Slim y DiCaprio, las cuales se han comprometido a ayudar al desarrollo de las comunidades locales y a la promoción de métodos alternativos de pesca para reducir las afectaciones económicas derivadas de las medidas de protección.

“Esta acción es un gran paso para asegurar que el Golfo de California continúe siendo dinámico y productivo, especialmente para las especies en peligro de extinción, como la vaquita”, dijo DiCaprio.

Pocos ejemplares

Imagen de la Vaquita Marina. Foto/AP

La vaquita es endémica del norte del Golfo de California, también conocido como Mar de Cortés, donde solo quedan alrededor de dos docenas de ejemplares.

Muchas de ellas han muerto al quedar atrapadas por las redes agalleras que se usan para la pesca del totoaba, un pez cuya vejiga natatoria es considerada un manjar en China, donde se vende a precios exorbitantes.

Debido a que los traficantes pagan miles de dólares por un kilogramo de las vejigas natatorias de totoaba, los intentos de frenar su pesca han sido inefectivos, y el número de vaquitas sobrevivientes ha decaído rápidamente.

Las autoridades dijeron que en los próximos meses empezarán a capturar y reubicar a las vaquitas en un santuario, con el fin de salvarlas de la extinción.

Las fundaciones creen que las reglas de pesca y una mayor vigilancia ayudarán a proteger a los ecosistemas amenazados a lo largo del Golfo de California.

Este esfuerzo ha recibido apoyo del grupo ambiental mexicano Pronatura Noroeste. El director ejecutivo, Gustavo Danemann, dijo que su organización está motivada por este anuncio “que da señales de un renovado sentido de esperanza de que podemos revertir las cosas por la vaquita”.

Otras organizaciones, como el Fondo Mundial para la Naturaleza, Sea Shepherd y la Fundación Marisla, también apoyaron la iniciativa.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: