Theresa May trata de superar revés electoral

La primera ministra británica intenta seguir gobernando, aunque su partido perdió la mayoría parlamentaria y sus rivales exigen su renuncia.

Theresa May

Theresa May, primera ministra británica. LA PRENSA/AFP

En un drama político devastador y surrealista, la primera ministra británica Theresa May intentó este viernes seguir gobernando como si nada hubiera pasado, aunque su Partido Conservador perdió la mayoría parlamentaria y sus rivales exigen su renuncia.

May anunció que formará un nuevo gobierno para llevar a cabo el “Brexit”. “Acabo de ver a su majestad la reina y ahora formaré gobierno, un gobierno que pueda proporcionar certezas y conducir a Reino Unido hacia adelante en este momento crítico para nuestro país”, dijo.

Lea además: Theresa May pierde apuesta electoral

“Este gobierno guiará a nuestro país en las negociaciones cruciales sobre el Brexit que empezarán en diez días y responderá al deseo de los británicos de llevar a cabo con éxito la salida de la Unión Europea”, afirmó.

Los Conservadores basaron su campaña electoral en torno a las ostensibles fortalezas de May como una líder “fuerte y estable”, por lo que el resultado es una afrenta personal. Pero May reagrupó filas, reafirmando en el cargo a altos miembros de su gabinete y sosteniendo negociaciones con un pequeño partido de Irlanda del Norte —(Partido Democrático Unionista), que obtuvo diez escaños— sobre reforzar su gobierno minoritario.

Resultados

“Obviamente deseaba un resultado distinto anoche”, reconoció May al prometer que “reflexionaría sobre lo sucedido”.

Después de entregarse los resultados de los 650 escaños de la Casa de los Comunes, los atribulados Conservadores de May obtuvieron 318, menos de los 326 requeridos para formar una mayoría, y muy por debajo de los 330 con los que contaban antes de que la premier lanzara su apuesta electoral.

El Partido Laborista finalizó con 262, un incremento respecto a los 229 previos, y el Partido Nacional Escocés obtuvo 35, un retroceso de alrededor de 20 escaños, lo que complica los planes del partido de propugnar por la independencia.

Moción de confianza

Tras las negociaciones pertinentes, May se someterá a una moción de confianza en el Parlamento. De no superarla, posiblemente presentará su dimisión y la reina invitará entonces al líder del primer partido de oposición, el laborista Jeremy Corbyn, a formar ejecutivo.  Los laboristas, que obtuvieron 261 diputados, podrían lograr el apoyo de los Liberal Demócratas y los nacionalistas escoceses.

El cataclismo conservador prolonga el año turbulento de la política británica desde que el país votó inesperadamente a favor de la salida de la Unión Europea en junio de 2016.

Lea además: Siete cosas que Nicaragua quiere saber ante el «Brexit»

Pero sobre todo, se trata de un fracaso personal de May, que disponía de una mayoría de 17 escaños en el parlamento y convocó las elecciones anticipadas pidiendo una mayoría más amplia para negociar el Brexit en posición de fuerza.

Tras conocerse el resultado, Corbyn exigió la renuncia de May: “Perdió escaños conservadores, perdió votos, perdió respaldo y perdió confianza. Yo diría que es suficiente para marcharse”.

Voces críticas

Figuras del partido conservador, como la exministra Anna Soubry, habían considerado que May debía pensar en una renuncia debido a que se “encuentra en una situación muy difícil”.

El exministro de Finanzas conservador George Osborne dijo que “es totalmente catastrófico para los conservadores y para Theresa May”.

Es “un desastre para Theresa May. Su liderazgo será cuestionado y recibirá presiones para dimitir”, dijo a la Afp Ian Begg, experto en política de la LSE.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: