“En Nicaragua no hay democracia”, dicen defensores de derechos humanos

Describir la gestión del presidente designado por el poder electoral, Daniel Ortega, de “autoritarismo moderno” es un término muy suave para la doctora Vilma Núñez, presidenta del Centro Nicaragüense de los Derechos Humanos

Describir la gestión del presidente designado por el poder electoral, Daniel Ortega, de “autoritarismo moderno” es un término muy suave para la doctora Vilma Núñez, presidenta del Centro Nicaragüense de los Derechos Humanos (Cenidh), quien lo describe como una dictadura a secas.

En un reciente estudio elaborado por la organización Freedom House informó que Nicaragua forma parte de los países donde se ha dado un tipo de autoritarismo que llaman moderno, aunque Carlos Ponce, director para América Latina de esa organización, explicó que este tipo de sistema político, presente en países como Venezuela, Nicaragua y Bolivia, se caracteriza por haber sustituido el sistema totalitario, usando estrategias electorales y la manipulación de sistemas de gobierno, con lo que lograron una ruptura democrática.

Sin embargo, Núñez explica que el autoritarismo es una fase cuando un gobierno comienza a gestarse en su comportamiento antidemocrático y represivo.

Lea también: Freedom House: Nicaragua vive “autoritarismo moderno”

“Para mí lo que se está desarrollando es una dictadura moderna y a pasos agigantados ante la impunidad, no solamente a nivel nacional sino internacional, donde ya todo mundo comparte y convive con este comportamiento antidemocrático y excluyente que tiene Ortega”, sostiene la presidenta del Cenidh.

Ponce describió en una entrevista con LA PRENSA al modelo de Ortega como una dictadura capitalista y dijo que el caudillo sandinista cambió su visión de la revolución a una que tildó como “robolución”.

Pineda: No hay democracia

Para otro experto en el tema de derechos humanos y democracia, Uriel Pineda, Ortega ha anulado la democracia en el país.

“La democracia ya no está en peligro; en Nicaragua ya no hay democracia y eso hay que decirlo con meridiana claridad, lo que se pone en peligro en todo caso es la estabilidad social. Es decir, si los nicaragüenses no tienen la alternativa de hacer valer sus derechos, lo único que queda es la demanda violenta de los mismos. Eso es lo que está pasando justamente en Venezuela”, afirmó Pineda.

Lea también: Director de Freedom House: Ortega establece una “dictadura capitalista”

El problema “con el denominado autoritarismo moderno”, de acuerdo con Pineda, “es que anula la democracia y un elemento esencial son justamente los derechos humanos”.

Ortega en su reciente encuentro con empresarios fue excluyente al decir que el Estado está conformado por tres actores: Gobierno, empresarios y trabajadores. ¿Y entonces, nosotros qué somos? No existe pues la sociedad civil”.
Vilma Núñez, presidenta del
Cenidh.

Icaza: confirmaron la situación

El exdiplomático y exembajador ante la ONU, Julio Icaza Gallard, manifestó que con el término “autoritarismo moderno” se trata de describir lo que en el siglo XX se conoció como “dictadura” y antes en el tiempo, desde la antigüedad hasta el siglo XIX, se conoció como “tiranía”.

“Que Nicaragua sea catalogada por Freedom House como autoritarismo moderno, no hace sino confirmar lo que todo el mundo sabe, que Nicaragua vive bajo una dictadura que, como está sucediendo en Venezuela, cuando lo considere necesario no vacilará en recurrir a la fuerza bruta para preservar el poder”, valoró Icaza.

Icaza consideró que los orteguistas han seguido el ejemplo de los “viejos camaradas soviéticos”. “Es un fenómeno que ya denunciaba Karl Popper: una vez que los viejos marxistas se quedaron sin ideales, sin la utopía del socialismo, el materialismo dialéctico degeneró en cinismo y los viejos partidos de obreros y campesinos se transmutaron en organizaciones mafiosas”, dijo.

Suárez descalifica a Freedom House

Para el presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Asamblea Nacional, el diputado sandinista designado, Jacinto Suárez, el organismo internacional defensor de los derechos humanos, Freedom House, señala a Nicaragua como uno de los países donde se ha instaurado lo que se define como “autoritarismo democrático” por intereses económicos.

“Todos esos organismos viven de eso, de vivir descalificando a todo el mundo de acuerdo con las conveniencias y no vale la pena comentarlos”, dijo Suárez.

El señalamiento a Nicaragua está en el informe sobre el estado de la democracia en el mundo Ruptura de la democracia. Metas, estrategias y métodos del autoritarismo moderno.

Suárez no comentó sobre los argumentos de Freedom House, al cual describió como “organismos especializados” en considerar que “todo lo que no sean los valores norteamericanos no sirve”.

María Fernanda Flores, diputada designada del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), respaldó el informe pero descalifica a quienes llaman a su partido cómplice del Gobierno, basados en “falsedades”.