No basta, tan solo una semana

No basta tan solo una semana para celebrar a la familia, es necesario que las cincuenta y dos semanas del año, las familias se conviertan en verdaderas escuelas de valores; pero no solo mediante charlas en universidades y colegios, sino hacerlo de manera integral

Semana de la Familia, Código de la familia

El Código de Familia establece que entre el 9 y el 15 de mayo de cada año, los nicaragüenses deben celebrar la Semana de la Familia, y durante este período se ha de fomentar la unidad, la armonía, el amor, el rescate de valores familiares y la convivencia familiar.

Es por ello que el poder judicial y en particular el Tribunal de Familia, denominaron para este año 2017 esta semana, con el lema “La Familia  Cuna de Valores”, prepararon una serie de actividades que trascendieron las sedes judiciales y llegaron hasta las universidades e institutos de Managua.

Ahora bien, ¿serán suficientes cinco días para lograr este objetivo? ¿Habrán llegado a todos los rincones de nuestra sociedad nicaragüense pregonando estos valores que mandata la ley?

A mi parecer no, tiene tres años de ser ley de la República el Código de la Familia y desde su vigencia se dejó establecida la Semana de la Familia, es decir, ha habido en total quince días de difusión de los valores (cinco días en el mes de mayo por año). Lo que ha generado desinformación y como consecuencia resultados negativos, que se miden con las publicaciones de redes sociales y medios de comunicación.

Casi a diario nos damos cuenta que niños y adolescentes entre 10 y 17 años graban con los teléfonos celulares prácticas lúdicas, además ven como un estilo de vida normal el bullying, la violencia y discriminación, sin que midan las consecuencias, ya que se puede provocar destrucción psicológica en las personas que son víctimas, y convertirse en delincuentes en potencia los agresores.

Lo anterior es el instrumento que me hace deducir ¿cómo estamos con los valores? ¿Si realmente está funcionando el mensaje que el Estado difunde mediante lo establecido en la ley? ¿Si está haciendo eco en la población?

Considero, que no basta tan solo una semana para celebrar a la familia, es necesario que las cincuenta y dos semanas del año, las familias se conviertan en verdaderas escuelas de valores; pero no solo mediante charlas en universidades y colegios, sino hacerlo de manera integral, que involucre a los siete pilares de influencia de nuestra sociedad, que son: medios de comunicación, Gobierno, educación, economía, religión, las artes y finalmente la familia. Solo así podrá tener éxito el espíritu de la ley al querer promover su listado básico de valores.

Mientras no se involucren los sectores antes nominados y se establezca un programa nacional que los integre con el fin de que se rescate los valores de la familia, será una lucha que no se ganará ante la evolución global, originando más bien la pérdida de la familia, y lo que se ven envuelto en ella, emigrarán a la búsqueda de otras familias. No siempre a la familia que es de su sangre, sino la que puede volverse de su sangre. Y si se tiene la suerte para abrir la puerta a esta nueva familia, se podrá encontrar lo que se deseaba del padre que antes guiaba, del hermano, que antes inspiraba, sino, se conseguirá una baja autoestima, que conlleva ir perdiendo el estímulo para progresar en la vida, que trasciende en las escuelas y repercute en la vida social y económica del país.

Entonces, el esfuerzo se ha enfocado en lograr reunir las primeras teorías de valores que revelan los seis libros del Código de Familia, es loable esta acción, pero es insuficiente, porque pensar que en una semana basta para celebrar los valores de la familia y así continuar normando las relaciones familiares, es medir el impacto y proporcionalidad del derecho con una balanza falsa.

El autor es abogado y docente universitario.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: