Presidente salvadoreño pide a diputados acelerar discusión sobre reforma de pensiones

El presidente salvadoreño, Salvador Sánchez, pidió a los diputados de los diferentes partidos políticos presentes en la Asamblea Legislativa "acelerar" la discusión de una reforma al sistema de pensiones.

El presidente salvadoreño, Salvador Sánchez, pidió a los diputados de los diferentes partidos políticos presentes en la Asamblea Legislativa «acelerar» la discusión de una reforma al sistema de pensiones, porque el país «no puede seguir endeudándose».

«El país no puede seguir endeudándose; necesitamos una reforma profunda del sistema de pensiones y esa reforma debe tener el propósito de no afectar a los pensionados», manifestó el mandatario durante el programa de diálogo Gobernando con la Gente.

Sánchez Cerén expuso que «la reforma al sistema de pensiones que necesita el país debe surgir del diálogo y consenso entre las fuerzas políticas y no de la imposición por parte de algunos sectores».

Mientras tanto en Nicaragua: Reforma al INSS será “consensuada” y apunta hacia la edad de jubilación

Indicó que de las propuestas presentadas por el sector privado, los trabajadores y el Gobierno, «se puede construir una solución viable, por ello es necesario que los diputados apresuren su discusión para contribuir además a poner orden en las finanzas públicas».

El Gobierno de El Salvador presentó su propuesta al sistema de pensiones en febrero de 2016, «fecha desde la cual ha abogado porque esta sea discutida en el Congreso».

El Ejecutivo pretende que se reforme la legislación para que las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) estén obligadas a prestar hasta el 50 por ciento de los ahorros de los trabajadores a un fideicomiso administrado por un banco estatal. Actualmente el techo es del 45 por ciento.

El Congreso, a petición del Gobierno, creó en 2006 el Fideicomiso de Inversión Previsional (FOP), cuyos títulos valores están obligadas a adquirir las AFP por un monto superior a los 400 millones de dólares anuales, dinero con el cual se pagan las pensiones de los jubilados de un sistema abandonado en 1998 y los primeros del actual.

Este mecanismo de financiación le ha generado al Estado salvadoreño una deuda de 5,700 millones de dólares con las AFP.

En abril pasado, el Gobierno cayó en el impago de 55 millones con las AFP, por la falta de acuerdos entre el oficialismo y la oposición para emitir bonos para saldar el pago, y diferentes sectores prevén que este escenario se repita en julio.

Según la Superintendencia del Sistema Financiero (SSF), desde que se formó el FOP, el Gobierno ha pagado a las AFP un total de 1,016 millones de dólares, de los que 569 son por intereses y 447 de amortización de capital.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: