Tour: vacaciones en Chile

En Chile es posible pasar un día esquiando en montañas nevadas y al siguiente disfrutar la vista de la metrópolis Santiago desde un teleférico.

En su viaje por Chile puede aprovechar para pasear en teleférico por su capital, Santiago, o bien usar los funiculares o ascensores de Valparaíso para conocer esta ciudad y si va a esquiar podrá transportarse hasta la cima en cualquiera de los sistemas de elevación que hay en los centros invernales.

La capital de Chile, Santiago, es calificada como la segunda mejor ciudad para hacer negocios de América, y este título se lo ha ganado por su entorno sociopolítico y sus altos niveles de educación, pero también es una buena opción para hacer turismo. Este país de Sudamérica posee climas y actividades muy variadas, como pasear en teleférico, esquiar, recorrer parques llenos de verdor y mucho más.

Su recorrido puede iniciar en el Parque Metropolitano, donde se  concentra aproximadamente el 40 por ciento de áreas verdes de la capital Santiago. El lugar está compuesto por los cerros San Cristóbal, Pirámide, Chacarillas y Bosques de Santiago,  y desde la cima del parque se aprecia parte de la ciudad. De hecho, si quiere recorrerlo  puede hacerlo desde  un teleférico: un sistema de transporte aéreo donde unas cabinas cuelgan de unos cables y avanzan por tracción. Allí  recorrerá dos mil metros y dispondrá de 12 estaciones donde podrá bajarse en cualquier momento.  Eso sí, este es un paseo no recomendado para aquellos que temen a las alturas.

También puede recorrer la ciudad a pie para apreciar la mezcla de edificios modernos y antiguos,  como el Palacio de la Moneda, que se le conoce así porque antiguamente fue un centro de acuñación de monedas y ahora es la morada del presidente.

Al anochecer puede ir al  barrio Bellavista,  ubicado a la orilla del río Mapocho; allí hay varios bares, restaurantes y discotecas concurridas para celebrar la vida nocturna.

Valparaíso

Vista a la ciudad de Valparaíso desde uno de los funiculares ubicados en los alrededores.

Siguiendo su viaje por Chile, puede visitar la ciudad de Valparaíso, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.  Esta se caracteriza por los llamativos colores de las casas y por sus cerros. Tres de ellos tienen miradores desde donde podrá apreciar la ciudad.

También puede usar funiculares o ascensores, como son popularmente conocidos. Este es un medio de transporte similar a un vagón que es jalado mediante un cable.

Viña del Mar

La ciudad vecina es Viña Del Mar,  famosa porque allí se realiza el Festival Internacional de la Canción. Está ubicada a unos 120 kilómetros de Santiago y es una ciudad-balneario por su cercanía con el océano Pacífico. Además, está rodeada por muchas áreas verdes que le han dado el nombre de “ciudad jardín”.

El Parque Jardín Botánico también podría interesarle, pues posee  poco más de 400 hectáreas con plantas agrestes, exóticas, ornamentales y nativas. O bien, puede ir al Reloj de las Flores, que, como su nombre indica, es un reloj-jardín hecho enteramente de flores. Está situado  frente al Balneario de Caleta Abarca  y es uno de los puntos más visitados de Viña del Mar.

Si le gusta el deporte playero, lo pasará bien en la Playa del Deporte de Viña. Hay cuatro canchas para la práctica del voleibol, futbol y rugby. Si no puede visitarla, también está la playa Cochoa, más pequeña y tranquila pero con varios restaurantes a lo largo de su costa.

Lea también: El encanto milenario de Egipto

Zonas para esquiar

Si no sabe esquiar puede tomar clases de dos horas en cualquiera de los centros invernales de Chile.
Si no sabe esquiar puede tomar clases de dos horas en cualquiera de los centros invernales de Chile.

Una buena época para viajar a este país es en invierno, pues  hay muchas opciones para esquiar. Si nunca lo ha hecho, no se preocupe, porque ahí mismo puede aprender.

El Valle Nevada es una buena alternativa; está ubicado a 35 kilómetros de   la capital,  mide tres mil metros de altura y tiene 41 pistas, tres hoteles y modernos medios de elevación;  sillas cuádruples que lo llevarán hasta una cima desde la cual podrá deslizarse.

Las clases para aprender a esquiar cuestan  90 dólares por dos horas e incluyen ticket de principiante  y el alquiler del equipo.

Puede consultar precios en el sitio web: www.vallenevado.com, pero estos varían según la fecha y los días que vaya. Por ejemplo, hay paquetes que varían  desde 894 dólares hasta 1,600 dólares según los hoteles. Estos incluyen tres días de hospedaje, dos tickets de ski y alimentación.

Otros sitios para ir pueden ser  El Colorado y Farellones. Son dos centros invernales que se unieron hace tiempo y están ubicados cerca de la capital, a unos 32 kilómetros. El primero mide más de tres mil metros y son mil hectáreas destinadas para practicar deportes. Ambos centros, según publica el diario La Nación de Argentina, “tiene más de 70 pistas y 20 medios de elevación, snowpark y hasta una pista iluminada para esquiar cuando cae el sol”. Farellones, por ejemplo, tiene un parque de entretenimiento para principiantes, es ideal para andar en trineos, hacer tubing y hacer caminatas con raquetas antinieve.

Si busca un centro más exclusivo puede ir al Portillo, el  más antiguo de Chile. Tiene 35 pistas para esquiar que varían según el nivel de dificultad. Está ubicado a 160 kilómetros de Santiago y aquí también puede tomar clases privadas para esquiar con un costo de 60 dólares la hora.

Tome Nota

  • Si viaja por una semana puede encontrar boletos alrededor de 900 dólares para dos personas y con dos escalas.
  • El costo de los hoteles varía según las fechas y el número de días. Si va por una semana el hospedaje para dos personas ronda entre 700 y más de 1,000 dólares. En Booking.com puede consultar el que mejor le resulte.
  • La moneda es el peso chileno. Un dólar equivale a 669 pesos
Vista panorámica de la capital de Chile, Santiago. De fondo se ve la Cordillera de los Andes, la segunda más alta del mundo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: