Jeremías, el niño que nació con el corazón fuera de la cavidad torácica y que fue operado en Islas Caimán

Seis horas duró la operación de Jeremías Ruiz López, un niño de San Juan del Sur que nació con el corazón fuera de la cavidad torácica. El niño ahora tiene 14 meses y su madre, Marlen López Bermúdez, comentó que es normal.

Jeremías Ruiz López se recupera de una delicada operación. LA PRENSA/Cortesía del hospital Health City Cayman Island

Seis horas duró la operación de Jeremías Ruiz López, un niño de San Juan del Sur que nació con el corazón fuera de la cavidad torácica y que fue intervenido en las Islas Caimán.

El doctor Binoy Chattuparambil, del hospital Health City Cayman Islands, donde operaron al niño, indicó que el menor padecía de una “condición muy compleja llamada Pentalogía de Cantrell, un trastorno congénito extremadamente raro y potencialmente mortal”.

Le puede interesar: Sector lácteo urge otro mercado para productos

En la operación estuvo un equipo de dos cirujanos cardíacos, un cirujano plástico, dos anestesiólogos, dos científicos de perfusión, dos enfermeras y un técnico.

“Esto es muy raro, ocurre 5 en un millón de recién nacidos, hasta ahora menos de 200 casos han sido informados en la literatura mundial. Hasta la fecha solo se han reportado cinco casos en toda América Latina”, expresó el médico.

“Cualquier trauma… en realidad, incluso si se presiona con fuerza, pudiera matar al bebé, así que esta es una anomalía muy rara”, indicó el galeno.

Como un niño normal

El niño fue operado cuando tenía un año. Ahora tiene 14 meses y su madre, Marlen López Bermúdez, comentó que es normal.

“Ya puede caminar, todo ha sido bien desde que lo operaron… una organización en Diriomo que se llama Rayos de Esperanza fueron los que me ayudaron para que viajáramos porque aquí (en Nicaragua) no hacen esa operación”, expresó López Bermúdez, quien tiene 18 años.

Lea además: Terminal de cruceros subutilizada en San Juan del Sur

“En ese momento (de la operación) pasé orando y pidiéndole a Dios, gracias a Dios me mantuve fuerte con mucha fe, porque eso es lo que le ayuda a uno tener fe, yo sé que Dios hace el milagro y él es uno de ellos, mi hijo es un milagro, ese momento es de dolor, estuve llorando pero gracias a Dios todo salió bien, cuando el doctor salió y me dijo que todo estaba bien me solté a llorar de la alegría”, indicó López.

Cuidados intensivos

Después de la operación, Jeremías fue remitido por cuatro días a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). ”Incluso ellos (los doctores) no le garantizaban vida, pero ellos dieron todo por sacarlo bien y así fue… ellos me dijeron que era muy riesgosa la operación y que podía salir sin vida”, manifestó Marlen López.

La familia no se cansa de dar gracias a Dios, a las personas que ayudaron para que se realizara el viaje y a los doctores.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: