Ceremonia del Salón de Fama del Deporte Nicaragüense fue emocionante

Aunque sus relampagueantes rectas han dejado de provocar estragos, el recuerdo de la obra de Vicente Padilla es muy consistente, y este domingo, estaba a la cabeza de una decena de atletas que ingresaron al Salón de la Fama del Deporte Nicaragüense en una emotiva ceremonia.

Las placas de los nuevos miembros del Salón de la Fama del Deporte Nicaragüense fueron develadas en la ceremonia de exaltación. LA PRENSA/CARLOS VALLE

Las placas de los nuevos miembros del Salón de la Fama del Deporte Nicaragüense fueron develadas en la ceremonia de exaltación. LA PRENSA/CARLOS VALLE

Aunque sus relampagueantes rectas han dejado de provocar estragos, el recuerdo de la obra de Vicente Padilla es muy consistente, y este domingo, estaba a la cabeza de una decena de atletas que ingresaron al Salón de la Fama del Deporte Nicaragüense en una emotiva ceremonia.

Este chinandegano ganó 108 partidos en las Ligas Mayores y contó con un arsenal eléctrico que incluía una bola rápida que en su mejor época alcanzó las 100 millas por hora. También lanzó el cambio, la curva y la eephus pitch, un envío retorcido, lento y desconcertante.

Padilla fue la estrella de la noche en la que también se reconoció a George Wehmeyer y Jorge Hernández en beisbol; Rosalpina Santamaría y Alberta Smith en baloncesto, Martín Guevara en ajedrez, Emerson Flores en futbol y Gustavo Morales en atletismo.

Lea también: Ingresan oficialmente nuevos miembros del Salón de la Fama del Deporte Nicaragüense

“Cuando uno juega un deporte, realmente no está pensando en lo que vendrá después, sino en hacer lo mejor en cada salida y ya si en el futuro se considera que lo hiciste bien, pues a lo mejor se te va a reconocer, pero uno solo quiere divertirse y competir”, aseguró Padilla.

Martín Guevara, ocho veces campeón nacional de ajedrez y convertido ahora en decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Americana (UAM) tomó la palabra en nombre de los nuevos miembros del Salón de la Fama y habló con propiedad en la ceremonia.

Brillaron en el pasado

“Hemos acumulado algunos méritos en el deporte, pero la gran batalla la tenemos ahora en el plano personal y desde ahí debemos ser ejemplo para niños que inician su vida deportiva. Si salimos victoriosos, entonces merecemos el Salón de la Fama”, dijo Guevara.

Durante la ceremonia se presentó a cada uno de los miembros del templo de inmortales del deporte nacional promovidos en años anteriores y resultó emotivo el reencuentro de glorias que brillaron en el pasado y que llegaron a aplaudir a los atletas de nuevo ingreso.

“Es muy bonito encontrarse con toda esta gente que dio lo mejor de sí en su momento y que ahora ve que su esfuerzo valió la pena”, dijo Barney Baltodano, exlanzador de la Selección Nacional y ganador de 151 partidos en el beisbol de Primera División con el Bóer.

Renzo Bagnariol, un valioso contacto para el boxeo nacional y René González, dirigente y atleta de la natación, fueron exaltados en la categoría de personalidades del deporte, con lo que se completó la decena de nuevos inmortales.

Detalles

El magistrado Emmett Lang encabezó la ceremonia como presidente de la Fundación del Salón de la Fama, que celebró su promoción de nuevos miembros número 23.

Los nuevos miembros hacen llegar a 257 el total de integrantes del templo de inmortales del deporte nica, entre los que hay big leaguers y campeones mundiales de boxeo.

La parte más emotiva de la ceremonia fue la presentación de Vicente Padilla, ovacionado de pie por los asistentes. Igualmente impactó escuchar a Sucre Frech narrando.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: