Crítica de cine: La Momia

"La Momia es solo un catalizador para unir a estos personajes", sentencia nuestra crítico Juan Carlos Ampié. Lea por qué lo dice.

Nuestro crítico de cine Juan Carlos Ampié habla sobre el estreno de La Momia

Los estudios Universal tratan de aliviar su envidia de Marvel creando su propio “universo cinemático”. Gracias a una racha de producciones que datan de los años treinta y cuarenta, cuentan con los derechos de explotación comercial de varios monstruos reconocibles, algunos de origen literario: Drácula, Frankenstein, el Hombre Lobo, el Hombre Invisible, etc. Ellos protagonizaron franquicias décadas antes que los superhéroes reinaran en la taquilla.

La Momia es el primer capítulo en una serie de filmes identificada como El Universo Oscuro. Si tiene la suerte de haber visto alguna vez la película original con Boris Karloff en el papel protagónico (1933), puede olvidarse de ella. También puede olvidarse de la franquicia que Brendan Fraser encabezó a partir de 1999. La nueva “Momia” viene corregida y aumentada de acuerdo con las demandas del blockbuster moderno.

Juan Carlos Ampié, crítico de cine.
Juan Carlos Ampié, crítico de cine. LA PRENSA/ ÓSCAR NAVARRETE.

Nick Morton (Tom Cruise) es un traficante de tesoros arqueológicos, aprovechando su trabajo como contratista civil del ejército norteamericano. En el teatro de operaciones de Irak, acompañado de su socio y cómplice Chris Vail (Jake Johnson), descubre una tumba egipcia, particularmente especial por estar tan lejos de Egipto. Se trata del sepulcro de una princesa perversa, Ahmanet (Sofia Boutella), condenada a ser momificada en vida por matar a su padre y su hermano, heredero legítimo al trono. Cuando Nick le hace el favor de liberarla de su sarcófago, ella lo premia designándolo como el elegido para convertirse en la encarnación del Dios del mal: Ares.

La búsqueda de una mítica daga incrustada con un rubí mágico, necesaria para el ritual, hace que la acción se traslade a Londres con aparatosas escenas de acción donde la modernidad choca con la fantasía. La película desperdicia sólidos valores de producción en una trama desigual, que trata de combinar torpemente la comedia, el drama de aventuras y el horror. Esta última nota es la más exitosa, al menos en el breve espacio de ciertas escenas herméticas. El director Alex Kurtzman es un veterano productor de esperpentos taquilleros, pero es relativamente novato al comandar la cámara. Este material demanda el toque de alguien como Spielberg, capaz de infundir un sentido de sorpresa en el desarrollo de la acción.
La necesidad de hacer que La Momia funcione para diferentes grupos demográficos la condena a habitar en el limbo: demasiado violenta para niños, demasiado infantil para adultos. La obligación de sentar las bases de un nuevo “universo cinemático” la empuja a ser agresivamente expositiva. Tome nota de cómo los personajes del Dr. Henry Jekyll (Russell Crowe) y Jenny Halsey (Annabelle Wallis) asumen constantemente la tarea de explicar lo que pasa y cómo funciona este universo. Si, Russell Crowe es el Dr. Jekyll y Mr. Hyde. Es un casting ideal, irremediablemente desperdiciado.

La Momia es solo un catalizador para unir a estos personajes. Universal también fracasa a la hora de borrar prejuicios anticuados. Boutella es carismática, pero sorprende que en pleno siglo XXI una actriz italiana, imposiblemente blanca, sea presentada como princesa egipcia. Más complicado aún en el insistente uso de la sexualidad femenina como significante negativo. La sumisión de Ahmanet a las fuerzas del mal implica despliegues de desnudez y agencia sexual, sobre hombres silentes y sumisos.

El “universo oscuro” sobrevivirá a La Momia, porque simplemente Universal no puede hacer otra cosa más que continuar. A estas alturas, la credibilidad de Cruise es más vulnerable. Cruise diluye su talento en el afán de anclar una quinta franquicia. Misión Imposible, Edge of Tomorrow y Top Gun tienen secuelas en diferentes estados de producción. “Jack Reacher” también puede volver a aparecer. Ya le toca hacer algo original.

Lea también: Crítica de cine: La Mujer Maravilla

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: