Mercado Oriental, donde las leyes de ordenamiento no tienen peso

Las conexiones ilegales y la ocupación de zonas peatonales son los aspectos que más se mencionan y por tanto que más se conocen, pero detrás de esto hay otro que poco se habla: se trata de los subarriendos de tramos.

Mercado Oriental

La Alcaldía de Managua se ha propuesto poner en marcha un plan de ordenamiento en el mercado Oriental. LAPRENSA/C.VALLE

El crecimiento desordenado que el mercado Oriental ha tenido a los largo de las décadas es la prueba más palpable de la arraigada anarquía que existe y pone en peligro tanto a los comerciantes como a los compradores.

Las conexiones ilegales y la ocupación de zonas peatonales son los aspectos que más se mencionan y por tanto que más se conocen, pero detrás de esto hay otro que poco se habla: se trata de los subarriendos de tramos, que está prohibido por la Corporación Municipal de Mercados de Managua (Commema) en su reglamento interno.

Fue luego del incendio del 14 de mayo que salió a la luz que al menos el 10 por ciento de los comerciantes (más de 2,000) alquilan a otros los espacios. Quienes se dedican a esto, pagan a Commema entre 200 y 300 córdobas por mes, mientras que cobran a su arrendatario más de 150 dólares.

Augusto Rivera, gerente de Commema en el Oriental, reconoció que este modo operandi es conocido por la Corporación Municipal, pero que no pone mano dura porque una parte de los responsables son “compañeras, viejitas, que se lo permitimos porque de eso viven, a lo mejor ya ellas se retiraron del mercado; pero hay otros casos, muchos prestamistas” también.

Rivera aclaró que el nuevo reglamento interno permite que una persona tenga más de un tramo en el populoso centro de compras, pero no que subarriende porque esa si es causal para anular el contrato con el comerciante. Pero, igual no lo hacen.

Nacimiento y crecimiento del Mercado Oriental

1943 fue el año en que nació el mercado Oriental. En ese entonces nadie pudo dimensionar el crecimiento que tendría en los siguiente decenios porque apenas eran dos galerones que juntos no completaban ni una manzana de extensión. Pero han pasado 74 años, mucha agua sobre el río y ahora mide 140 manzanas.

Su crecimiento ha sido en los cuatro puntos cardinales y se ha “comido” zonas cuyo uso de suelo original es habitacional. Así ha llegado hasta el barrio Santo Domingo, en el oeste; y Los Ángeles, en el este. También en el sur se ha extendido a Campo Bruce y muy poco al norte porque la carretera representa un límite.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: