Trump se desdice sobre las grabaciones con el exdirector del FBI

El presidente de Estados Unidos afirma ahora que “no hizo" ni tiene grabaciones de sus conversaciones privadas con James Comey, al que destituyó.

La comisión de la Cámara de Representantes que investiga la intromisión rusa en las elecciones fijó como plazo el viernes para que la Casa Blanca entregue las grabaciones que existan. LA PRENSA/EFE

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este jueves que “no hizo» ni tiene grabaciones de sus conversaciones privadas con James Comey, el director del Buró Federal de Investigaciones (FBI) al que destituyó.

Desde su cuenta oficial en Twitter, Trump aseguró también que no tiene “la menor idea” de que si existen otras “cintas” o grabaciones.

El presidente ha rechazado la afirmación de que Comey le pidió un compromiso de lealtad durante una cena que tuvieron a solas. Al conocerse esa declaración de Comey, Trump tuiteó que “¡le conviene desear que no haya ‘cintas’ de nuestras conversaciones antes de que empiece a filtrar a la prensa!”.

Le puede interesar: Trump acusa a exjefe del FBI de mentir y está dispuesto a declarar bajo juramento

Bajo una ley posterior al escándalo de Watergate, las grabaciones presidenciales pertenecen al pueblo y con el tiempo se las puede publicar. Destruirlas es delito.


La comisión de la Cámara de Representantes que investiga la intromisión rusa en las elecciones fijó como plazo el viernes para que la Casa Blanca entregue las grabaciones que existan.

Fue el propio Trump que lo dijo

Fue el propio Trump quien insinuó hace semanas la posibilidad de la existencia de grabaciones de sus conversaciones con Comey, quien dirigía el FBI hasta que el mandatario decidió despedirlo de manera fulminante a comienzos de mayo.

El 12 de mayo, tres días después del despido de Comey, Trump lanzó desde su Twitter una velada amenaza: «Más le vale que no haya cintas de nuestras conversaciones antes de que él empiece a filtrar a la prensa».

Lea también: Vladimir Putin ofrece asilo político al exjefe del FBI si la justicia estadounidense lo persigue

Durante su comparecencia a comienzos de este mes ante el Comité de Inteligencia del Senado, Comey se mostró deseoso de que Trump confirmara la existencia de esas grabaciones y exclamó: «Dios mío, espero que haya cintas».

Comey tomó nota de las conversaciones que mantuvo con Trump mientras era el jefe del FBI y, en ese testimonio ante el Senado, declaró que el presidente lo presionó para «despejar la nube» que le causa la investigación sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones de noviembre y los posibles contactos entre su campaña y el Kremlin.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: