Blue es el único volcán confirmado en el Caribe de Nicaragua

El volcán Blue es una de las rarezas en la geología en Nicaragua, por tanto requiere de estudios a profundidad para conocer en detalle sus características

El volcán Blue no mide más de 200 metros sobre el nivel del mar. LAPRENSA/ L. GONZÁLEZ

Es una rareza. Su nombre es Blue (volcán Azul en español), no mide más de 200 metros y es joven. Este es el único volcán del país que nació en el este, en la Costa Atlántica del Caribe Sur, y del que aún no se saben detalles sobre su origen.

El geólogo Eduardo Mayorga es uno de los que ha tenido la oportunidad de conocerlo. Antes del 2008 acompañó a dos colegas alemanes para estudiar el volcán; sin embargo, por parte del país se sabe poco sobre Blue.

De acuerdo con el experto, lo más maravilloso de la estructura es que es un volcán reciente; cuyos flujos de lavas tendrán unos 300 años. No se puede precisar la edad del coloso mientras no se estudie a profundidad.

Se localiza a 25 kilómetros al este del Cerro Wawashang y 25 kilómetros al oeste de Laguna de Perlas. Un factor por el que según Mayorga, este coloso es reciente, se debe a que los flujos de lava estaban desprovistos de vegetación, lo que indica que fueron emanadas recientemente (tomando en consideración el tiempo cuando se hizo la visita).

Para determinar la profundidad de donde vino la lava, es decir, si fue desde una cámara magmática intermedia, somera ,o si viene desde las grandes profundidades se requiere hacer más análisis, explicó Mayorga. Para tener una idea del tamaño de Blue, el cerro Motastepe en Managua, es mucho más grande y ancho.

¿Qué hace en el este de Nicaragua?

Este volcán no debería estar en ese lugar, dijo Mayorga, ya que los volcanes nacen en la parte oeste, tal y como se demuestra por la ubicación, de todos los volcanes que conforman la cordillera en la zona del pacífico, que se debe a los procesos de subducción de las placas tectónicas, entre ellas, la coco.

Vea: Fotogalería | Los volcanes de Nicaragua

Por eso Blue es una rareza. Este nombre no es nuevo para el científico Jaime Incer Barquero, quien lo conoció en la década de los setenta y lo mencionó en una de sus publicaciones.

Dentro de la descripción que hizo Incer detalló que la altura de Blue se ubica entre 110 a 120 metros, y que los cráteres- además de Blue, hay otros tres pequeños conos- son definidos con 50 a 60 metros de diámetro.

Dos de los conos están bordeados por paredes abruptas, y uno de los conos en su borde tiene una abertura, afirmó Incer Barquero. Este volcán “representa la única evidencia del vulcanismo cuaternario en el oriente de América Central”, dijo el científico Incer.

Por su parte, Gino González, vulcanólogo de la organización Volcanes sin Fronteras, dijo que además de Blue, existen otras estructuras similares, en el país vecino del sur y en las islas del Caribe.

Según González, Blue es de tipo tras arco. Pertenece a los colosos que están detrás de los volcanes activos debido a su ubicación en el Caribe. Para saber mucho más de Blue, Mayorga, aconsejó que “se debería de ir al volcán Blue, tomar muestras, hacer análisis petrográficos, petroquímicos, petrofísicos y determinar la composición química (…)”, dijo.

¿Por qué el nombre Blue?

Según Mayorga, el volcán Blue debe su nombre a que desde las imágenes de satélite se observa una mancha de color azul. Pero, el estudioso Incer Barquero explicó que se denominó así por el apellido de un piloto que lo vio e informó.

Estudios de los volcanes

Esta semana, integrantes del Servicio Geológico Minero de Chile en conjunto con el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) serán los responsables de hacer un estudio sobre la caracterización, identificación de los peligros y amenazas volcánicas en el país. Según datos de Ineter, la importancia de estos análisis se debe a que el 70 porciento de la población vive a lo largo de la cadena volcánica.

Uno de los que se estudiarán a profundidad será el San Cristóbal, debido a la cercanía poblacional, dijeron.
Otro de los beneficios de este estudio es que permitirá evitar desastres, ya que en caso de erupción se conocerán las posibles zonas afectadas y el tipo de explosión, destacaron.

8
volcanes históricamente activos tiene Nicaragua, 20 conos durmientes, 11 lagunas cratéricas y 60 estructuras menores, según la publicación de Jaime Incer “Los Volcanes de Nicaragua”.