Trece muertos y un herido tras explosión en dos minas de Colombia

“Durante más de un día, sin descanso alguno, nuestros socorredores de salvamento rescataron los cuerpos de 13 personas fallecidas, y una herida, sin presentarse ningún incidente en el proceso”, dijo la presidenta de la Agencia Nacional de Minería (ANM), Silvana Habib Daza

mineros

Familiares de mineros esperan durante el rescate de sobrevivientes en una mina de Cucunubá (Colombia). LA PRENSA/ EFE

Los cuerpos de socorro colombianos terminaron este domingo las labores de rescate en dos minas del centro del país, donde una explosión dejó trece muertos y un herido, informaron fuentes oficiales.

“Durante más de un día, sin descanso alguno, nuestros socorredores de salvamento rescataron los cuerpos de 13 personas fallecidas, y una herida, sin presentarse ningún incidente en el proceso”, manifestó la presidenta de la Agencia Nacional de Minería (ANM), Silvana Habib Daza, citada en un comunicado del Ministerio de Minas.

La funcionaria agregó que “articuladamente, más de ocho entidades trabajaron de la mano para rescatar a las víctimas en un tiempo relativamente corto para este tipo de operaciones”.

La explosión se registró cerca de la medianoche del viernes pasado en las minas El Cerezo y La Guasca, ubicadas en el caserío Pueblo Viejo del municipio de Cucububá, en Cundinamarca (centro).

El viceministro de Minas, Carlos Andrés Cante, hizo un llamado a la prevención, a las garantías de seguridad de la vida de los mineros, al cumplimiento de los protocolos y a que se evite la realización de operaciones ilegales.

“Queremos que tragedias como esta en Cucunubá no vuelvan a suceder y que quienes realicen explotaciones minerales lo hagan de manera legal y cumpliendo con todos los estándares de seguridad que garanticen la vida de los trabajadores mineros”, afirmó Cante.

El Ministerio de Minas señaló que con el cierre de las operaciones de rescate, se iniciarán investigaciones por parte de la Agencia Nacional de Minería para determinar las causas del accidente, las responsabilidades y las sanciones correspondientes.

El presidente Juan Manuel Santos, a su llegada anoche a Bogotá, luego de una visita oficial de cuatro días a Francia, expresó su pesar por el accidente ocurrido en la mina carbonífera de Cucunubá.

“Yo quisiera expresar nuestras condolencias, nuestros pensamientos, nuestros corazones están con sus familias”, manifestó el mandatario en la Base Aérea de Catam.

Explotaban carbón de manera ilegal

Habib confirmó que las minas estaban explotando carbón de manera ilegal porque no tenían autorización ambiental para hacerlo. «Tenemos identificado que son minas sin las condiciones ni autorizaciones legales para explotar», comentó la funcionaria.

LA PRENSA/ AFP

Gas provocó desastre

Édgar Liz ha dedicado 35 de sus 53 años a la minería en el municipio de Cucunubá, a unos 90 kilómetros de Bogotá, donde la tarde del viernes la concentración de gas metano provocó el desastre, que también dejó un herido.

En las más de tres décadas de labores bajo tierra nunca presenció un accidente como éste. Y tampoco imaginó que fuera a tocarle a un familiar: su hijo Andrés Antonio Liz, de 35 años, es una de las cinco personas cuyo estado se desconoce. «Eso es algo duro para uno como padre, tener una noticia de éstas sin saber si está vivo o ya falleció, pues toca esperar a ver qué dicen los organismos de socorro», dijo Liz a la AFP visiblemente conmovido.

Le puede interesar: Deslave soterra al menos a 120 personas en China

Andrés Antonio trabajaba hace mes y medio en una de las dos venas donde se presentó la explosión. «Él decía que la mina estaba bien ventilada, aunque en la zona había mucho gas», señaló su padre.

Dos allegados de Ana Milena Torres también son buscados por las autoridades, que desplegaron a más de 35 socorristas y siete ingenieros para que trabajen de forma «ininterrumpida» en su rescate, según indicó la estatal Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD).

«Tristeza, dolor, porque esos son personas (los muertos y desaparecidos) que uno distingue (conoce) hace muchos años, que ha compartido cosas», explicó esta mujer de 38 años que también se dedica a la cantera.

Búsqueda «ininterrumpida»

Según el director de la UNGRD, Carlos Iván Márquez, las dos minas, conocidas como Cerezo y Cuasco, estaban conectadas y explotaban el mineral de forma subterránea.

El funcionario aseguró que ambos yacimientos tienen una inclinación de 45 grados, lo que «perjudica» las operaciones de rescate, aunque destacó la buena oxigenación y que no hubo inundaciones. «Nosotros escuchamos una explosión que eso cimbró las casas, las tejas, parecía que los vidrios fueran a caerse, eso salió un mundo de tierra, una llamarada de candela terrible, Dios mío, eso quedamos en shock todos», explicó por su parte María Cristina Salazar, de 47 años, que vende comida a los trabajadores del lugar.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: