Al menos 130 muertos y 100 heridos tras explosión de camión cisterna en Pakistán

Tras volcarse el camión cargado de combustible, vecinos de la zona se congregaron para recoger lo que se había esparcido por la carretera hasta que, de manera inesperada, prendió fuego y generó la explosión

Al menos 130 personas murieron y un centenar resultaron heridas de gravedad por la explosión de un camión cisterna cargado de combustible este sábado que se incendió tras sufrir un accidente y volcar en una carretera del este de Pakistán.
«El balance de muertos es de 139 y la mayoría de los heridos están graves”, dijo el ministro de Salud del estado de Pendjab, Salman Rafiq. Las primeras imágenes difundidas por la televisión mostraron una espesa columna de humo desprendiéndose de un tramo de carretera engullido por las llamas.

El alto número de víctimas se debió a que tras el accidente los vecinos de la zona se congregaron en el lugar del siniestro para recoger la gasolina que se había esparcido por la carretera hasta que, de manera inesperada, prendió fuego y generó la explosión.

La calzada estaba llena de utensilios de cocina, cazuelas y bidones que las víctimas llevaban consigo para recoger la gasolina.

El accidente ocurrió hacia las 06:30 (hora local), cerca de la localidad de Bahawalpur, en la provincia de Punyab, dijo un portavoz de la policía local, Fida Hussain, que señaló que “se espera que el número de muertos aumente”.

Lea además: Conductor choca, mata y huye, pero no va a juicio después de mediar con dos viudas

Los bomberos hacían lo posible por apagar el incendio, que dejó más de 100 vehículos calcinados -coches, minibuses y motos- en la autopista que une la ciudad portuaria de Karachi, en el sur del país. Según la policía, el camión transportaba 40,000 litros de combustible de Karachi a Lahore, la capital de Punyab.

Pakistán tiene un triste historial de accidentes de tráfico mortales debido al mal estado de sus carreteras. LA PRENSA/EFE

«Conmocionados»

Los testigos indicaron que el camión volcó después de que le estallara una rueda cuando se vio obligado a hacer una maniobra brusca, agregó el jefe de la policía.

«Estamos conmocionados», dijo Hafiz Sohail, a la espera de recuperar el cuerpo de su tío y de su primo de 13 años, ambos fallecidos cuando estaban intentando recuperar un poco de gasolina «¿Qué haremos ahora con esta gasolina? ¿Para que sirvió hacer esto?» se lamentaba Sohail, otro habitante señalando un cubo en el suelo, que cuenta como vio al chófer gritando en vano a la gente que se alejaran del camión.

Entre el centenar de heridos hospitalizados hay muchos quemados en más del 80 por ciento de su cuerpo, según un médico local que no quiso identificarse.

El ejército de Pakistán envió helicópteros para evacuar a los heridos y los hospitales más cercanos estaban en alerta.

Puede interesarle: Nadie vio ni escuchó nada, la muerte de un niño de dos años en León

El primer ministro Nawaz Sharif expresó su «profunda tristeza» y ordenó a las autoridades locales que suministraran «toda la asistencia médica necesaria a las víctimas».

Pakistán tiene un triste historial de accidentes de tráfico mortales debido al mal estado de sus carreteras, la falta de mantenimiento de los vehículos y la imprudencia de los conductores.

Al menos 62 personas, entre ellas mujeres y niños, murieron calcinadas en el sur de Pakistán en 2015 cuando el autobús en el que viajaban chocó contra un camión cisterna cargado de gasolina y se incendió.

Pakistán tiene también problemas para contener una crisis energética crónica y sufre cortes continuos de suministro, lo que asfixia la industria nacional y exacerba el descontento de la población.

El fin del Ramadán ya se vio enlutado por una serie de atentados que dejaron al menos 57 muertos en el país y que llevaron a las autoridades a intensificar la seguridad en el país.