Zona de Strikes: El plan de JC Ramírez fue su poder

A través de poderosos envíos que se acercaron en más de una oportunidad a las 100 millas, Ramírez volvió a ser un lanzador imponente y en seis innings fue justo lo que su equipo había imaginado desde que lo agregó a su staff.

Jonathan Loáisiga

Edgard Rodríguez C.

Una noche después de verlo mostrar su porte y soltura en el histórico Fenway Park de Boston y ante una línea de bateadores tan hostiles como los de los Medias Rojas, JC Ramírez sigue en la boca de los fanáticos del beisbol.

A través de poderosos envíos que se acercaron en más de una oportunidad a las 100 millas, Ramírez volvió a ser un lanzador imponente y en seis innings fue justo lo que su equipo había imaginado desde que lo agregó a su staff.

Pero el más urgido de una buena presentación, era el propio JC, quien venía de ser castigado durante cuatro salidas en junio, para sumar un terrible 8.53 en su promedio de efectividad. Lo necesitaba para recuperar la confianza.

“Desde un principio, mi plan era simplificarlo todo. De hecho, ese ha sido el plan siempre, pero no sé dónde me perdí. Lo bueno es que los resultados ya volvieron”, dijo el nica a Jeff Fletcher del Orange County Register.

Y como lo señala el mismo Fletcher, la parte central del más simple plan de picheo es lanzar strikes. Y eso fue justo lo que hizo Ramírez ante los Medias Rojas, al extremo de no dar ni una base por bolas, mientras ponchaba a cinco.

A diferencia de otras salidas, JC estableció su recta como su arma esencial y la combinó muy poco con los otros envíos. De hecho, en los primeros dos innings, hizo 37 disparos, 21 rectas, 14 sliders y solo dos curvas.

“Se puso adelante en el conteo siempre y creo que la clave fue que utilizó la recta muy bien a ambos lados del plato. Su trabajo fue muy valioso para nosotros”, dijo el mánager Mike Scioscia.
El jonrón de Mitch Moreland fue a una recta de 95 millas, pero eso no significó que dejaría de ser agresivo con su mejor disparo, el que al final lo llevó a la victoria.