El frenesí de la pubertad. ¿Qué hacer como padres?

Muchos adolescentes se comparan con otros y de pronto descubren que tienen algunas “fallas”

Pubertad

Thinkstock

En la pubertad el cuerpo cambia radicalmente y también el modo en el que uno se percibe. Muchos adolescentes se comparan con otros y de pronto descubren que tienen algunas “fallas”.

Es un proceso normal que no debería generar preocupación a los padres. Es más, es bueno que los padres recuerden sus propios complejos adolescentes.

Sin embargo, si notan que sus hijos están totalmente enfrascados en los ideales de belleza es bueno que primero pregunten:  ¿Por qué quieres parecerte a “x” persona? ¿Cuál es tu temor? ¿Cómo te ves?

No es bueno que los adultos minimicen ese ideal. Muy por el contrario, es importante que lo tomen en serio y se pregunten qué pueden hacer como familia para que sus hijos se sientan bien con sus propios cuerpos.

¿Tal vez practicar algún deporte juntos?

Además es fundamental que los padres sean conscientes de que generan en sus hijos una huella fuerte en el modo en que ellos mismos se manejan con sus cuerpos. ¿Qué imagen dan ellos hacia afuera?

Si uno mismo está permanentemente pendiente de su figura y evita los postres y el helado, no debe asombrarse si su hija quiere hacer dieta.

Es más, le resultará bastante difícil convencerla de lo contrario, aunque crea que la alimentación a su edad es fundamental. Pero si usted, como padre, está realmente preocupado por la salud de sus hijos por un posible caso de anorexia o bulimia, busque asesoramiento.

No vaya de frente y sin más a la conversación, porque puede hacer que su hijo se retraiga. Lo mejor es buscar ayuda en un estadio temprano.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: