Lo que debe saber sobre lubricantes

Para el buen funcionamiento del motor de su automóvil, uno de los elementos más importantes es el aceite. El mercado ofrece gran variedad, pero ¿qué tanta importancia le da usted a este a la hora de elegirlo?,

Para el  buen funcionamiento del motor de su automóvil, uno de los elementos más importantes es el aceite. El mercado ofrece gran variedad, pero ¿qué tanta importancia le da usted a este a la hora de elegirlo?, ¿qué tanto sabe sobre ellos?  Eduardo Urbina, gerente general de Mercalsa, comparte algunos de sus conocimientos sobre este tema.

1. No son iguales

Cada lubricante es distinto porque está compuesto por diferentes tipos de bases y aditivos que le confieren propiedades distintas. Un punto importante es conocer las marcas de calidad que puedan respaldar el desempeño del producto. Recuerde que no todos los vehículos son iguales.

2. Las viscosidades altas no son convenientes

A recomendación del experto de Mercalsa, las viscosidades muy altas como SAE25W, no son convenientes. Indica que si usted analiza los manuales de fabricantes de vehículos, ninguno recomienda el uso de estas viscosidades porque en lugar de beneficiar pueden perjudicar la lubricación.

Recuerde que un motor “en frío” a la hora del arranque necesita un fluido rápido y que demande menos esfuerzo para llegar a lubricar los componentes. En este sentido, ello se consigue con una viscosidad más baja. No olvide que el desgaste más crítico en un motor se da en el momento del arranque.

Adicionalmente, la tendencia global de proteger el medioambiente maximizando la eficiencia de los motores con un enfoque especial en la economía de combustible, ha involucrado el desarrollo de tecnologías de aceites con grados de viscosidad cada vez más bajos como SAE 0W-XX, 5W-XX Y 10W-XX, los cuales solo se pueden formular con bases lubricantes Premium y un empaque de aditivos de alta calidad.

No olvide que un aceite de alta viscosidad ofrece más resistencia por lo que se consume más energía para moverse y permitir el movimiento de las piezas, lo que implica mayor consumo de combustible.

3. Al alcanzar el color negro es más eficiente:

Al momento en que el lubricante se tiñe de negro es más eficiente, puesto que en ese estado las propiedades limpian el motor liberándolo del hollín que produce la combustión.

4. Cambiar el aceite y el filtro

No se le debe dejar todo el trabajo a los lubricantes, por muy bueno que este sea, la función del filtro es retener las impurezas que pueden adherirse del exterior o bien formarse como producto de la combustión. Si el filtro no está en óptimas condiciones, la suciedad quedará flotando en el lubricante, acción que a la larga perjudicará hasta dañar a las piezas.

5. Medir el nivel del aceite

Acostúmbrese a revisar periódicamente el nivel del lubricante, sobre todo antes de realizar trayectos largos puesto que en caso de alguna fuga que no perciba, podría provocar grandes daños al motor.
Medirlo únicamente cuando ya está cercano el kilometraje para cambio es un mal hábito. Si se acostumbra a esta práctica, correrá el riesgo de dañar seriamente el vehículo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: