EE.UU. aplaza a Nicaragua en lucha contra trata de personas

Nicaragua permanece entre los países en lista de Observación Nivel 2 por parte del Departamento de Estado de Estados Unidos, según el informe anual 2016

Trata de personas, Nicaragua, España

La trata es un delito muy común en países con mayores índices de pobreza. LA PRENSA/ARCHIVO

Nicaragua fue colocado por el Departamento de Estado de Estados Unidos entre los países en Lista de Observación Nivel 2, por el delito de trata de personas. “El Gobierno de Nicaragua no cumple a cabalidad con las normas mínimas para la eliminación de la trata de personas”, dice el informe.

Y señala que aunque “el Gobierno mostró esfuerzos significativos” durante el período de revisión, no demostró un incremento en esos esfuerzos en relación con lo actuado en 2015. “Por esta razón, Nicaragua bajó al Nivel 2 de la Lista de Observación”, refiere el documento.

Los países en la Lista de Observación de Nivel 2 son aquellos que no cumplen a cabalidad los estándares mínimos en cuanto a tratamiento a las víctimas de trata de personas. Y en esa categoría además de Nicaragua están Guatemala, Bolivia, Cuba, Haití, y Surinam.

Lea además: Nicaragua retrocede en listado de trata

El informe incluye cuatro categorías: Nivel 1, para las naciones que cumplen con las normas mínimas de Estados Unidos; Nivel 2, incluye a aquellos que están haciendo esfuerzos significativos para lograrlo; “Lista de Observación” del Nivel 2, son motivo de vigilancia o escrutinio especial; y Nivel 3 los países que no cumplen plenamente con las normas mínimas de Estados Unidos y no hacen esfuerzos significativos para lograrlo.

Corrupción en Nicaragua

El informe publicado este martes destaca que la corrupción es generalizada en Nicaragua y a su vez indica que no hubo investigaciones, procesos judiciales ni condenas contra trabajadores del Gobierno cómplices en delitos de trata de personas.

Al tiempo que califica de ineficaces la Coalición contra la trata de personas presidida por el Gobierno y las mesas departamentales, pues en 2016 el Gobierno dejó de ejecutar aspectos clave de la Ley 896, Contra la Trata de Personas, como fue disponer de un fondo contra ese delito.

Igualmente Estados Unidos califica de débiles los esfuerzos dirigidos al enjuiciamiento, protección y prevención de ese delito en las dos regiones del Caribe de Nicaragua en relación con el resto del país.

También: Policía detiene a presentadora de televisión nicaragüense por supuesta trata de personas

En 2016 el Gobierno identificó un número significativamente menor de víctimas y no brindó ni financió servicios adecuados para las víctimas.

Menciona que la Ley es aplicada de forma desigual, enfocándose en su mayoría en la trata de personas para explotación sexual comercial, cuando la Ley 896 criminaliza todas las formas de trata de personas y establece penas que van de los 16 años a los 18 años de cárcel para los infractores de la misma.

Señala que la definición legal de la trata es incongruente con la Ley internacional; la vincula a otros delitos, como la adopción ilegal y establece el uso de la fuerza, la coerción y el engaño como un factor agravante y no como un elemento esencial de la mayoría de los delitos de trata de personas.

A su vez, menciona que una Organización No Gubernamental (ONG) reportó haber referido cuatro casos adicionales para investigación, ninguno de los cuales fue investigado por el Gobierno, que tampoco identificó ni enjuició casos de trabajo forzado, incluyendo casos de trabajo doméstico de menores durante el período en revisión.

Recomendaciones de EE.UU.

Estados Unidos recomienda al Gobierno investigar y enjuiciar los casos relacionados con las diversas formas de trata de personas. Y castigar a los traficantes, incluyendo a los turistas que resulten involucrados en turismo sexual contra menores.

También aconseja brindar servicios especializados a las víctimas de trata o designar recursos a las organizaciones de la sociedad civil para que brinden estos servicios y aumentar el financiamiento a la protección de las víctimas.

En los últimos cinco años Nicaragua aparece con un perfil de país principalmente de origen y tránsito para la trata de personas con fines de explotación sexual comercial y laboral de hombres, mujeres y niños.

Las mujeres y niños son sometidos a la trata para explotación sexual comercial dentro del país, en otros países centroamericanos, México y Estados Unidos. Muchas víctimas de trata son reclutadas en áreas rurales o en zonas fronterizas bajo la falsa promesa que serán contratadas en trabajos con alta remuneración económica en centros urbanos y lugares turísticos, donde terminan siendo sometidas a explotación sexual comercial o laboral. Muchas veces hay complicidad de sus familiares.