La crisis de Venezuela se cuela en reunión del SICA

Fue el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, quien pidió este medio día la inclusión de un párrafo a favor de una salida negociada o vía elecciones a la crisis de ese país sudamericano, que ayuden a resolver los problemas de “violencia” y fomente el retorno a la democracia.

Crisis de Venezuela

La moción de abordar el tema de Venezuela la presentó el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela. LA PRENSA/CORTESIA.

La crisis humanitaria en Venezuela relució de última hora en la XLIX Reunión de Jefes de Estado y de Gobierno del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), la cual se desarrolla en estos momentos en San José. El tema no estaba en agenda entre los países miembros del organismo.

Fue el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, quien pidió este medio día la inclusión de un párrafo a favor de una salida negociada o vía elecciones a la crisis de ese país sudamericano, que ayuden a resolver los problemas de “violencia” y fomente el retorno a la democracia.

“Quiero en este momento tocar un tema que me gustaría se considerara estuviera en la declaración. A nosotros nos preocupa profundamente la situación que está enfrentando Venezuela, condenamos la violencia que vive ese hermano país, lamentamos la pérdida de vidas humanas y urgimos a la adopción de medidas concretas para retornar a la institucionalidad democrática”, dijo Varela durante su intervención ante el resto de delegados miembros del Sistema.

“Nada justifica la violencia, el irrespeto a la dignidad y la vida humana. La fortaleza de los gobiernos está en la capacidad de dialogar, alcanzar entendimientos que se traduzcan en bienestar social y paz para los ciudadanos. Consideramos que la única vía para encontrar una solución es el diálogo y por esto respaldamos completamente el llamado de la Santa Sede y demás países, a la celebración de elecciones generales en este país como está plasmado en su constitución”, añadió.

A esta cita acuden los presidentes de Guatemala, Jimmy Morales; de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; de Honduras, Juan Orlando Hernández; de Panamá, Juan Carlos Varela; de República Dominicana, Danilo Medina; y el anfitrión Luis Guillermo Solís, de Costa Rica.

La delegación de Nicaragua la encabeza Omar Halleslevens, ministro delegado del gobierno sandinista; mientras que a Belice la representa el canciller, Wilfred Elrington.

La cumbre gira en torno a la búsqueda de reformas que pretenden fortalecer la integración centroamericana, y dar mayor transparencia en la rendición de cuentas.

Aunque la crisis venezolana no figuraba en agenda y por normas las declaraciones del SICA son por unanimidad; el presidente Varela aseguró que “no me sentiría bien como presidente de Panamá, regresar a mi país viendo los enfrentamientos y la pérdida de vidas humanas sin que nosotros aquí reunidos no podamos incluir unas cuantas palabras para enviar mensaje de esperanza, necesidad de diálogo y acción en la mitad de este enfrentamiento” en Venezuela.

Fue por ello, que el presidente Solís, anfitrión de la cita, sugirió a los equipos técnicos de los países participantes, reunirse de inmediato para evaluar la posibilidad de consenso para incluir el tema venezolano en la declaración final de presidentes del SICA, cuya decisión se conocerá al final de la jornada.

No obstante, durante su intervención el representante de Nicaragua, Halleslevens, dejó claro que cualquier abordaje de la crisis venezolana incluida en la declaración final, debe ser en “solidaridad al pueblo, al gobierno del presidente (Nicolás) Maduro, que preside un gobierno constitucional”.

A juicio de Halleslevens, el régimen de Maduro “es objeto hoy por hoy de un ataque continuado de una suma de algunas voluntades, con el ánimo de decapitar el gobierno que preside el presidente Maduro”.

Por su parte el canciller de Belice, Wilfred Elrington, dijo que se debe buscar mayor «solidaridad, simpatía y empatía» con el pueblo y también con el gobierno venezolano, porque considera que la región no ha generado la suficiente confianza para que las partes en conflicto consideran a estos países como intermediarios.

Eso sí, reconoció que la crisis venezolana supone un problema para Latinoamérica, dado que ciudadanos venezolanos han inundado a países caribeños en busca de refugio y mejor vida, lo cual considera un problema que los países centroamericanos también pueden afrontar pronto.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: