Por falta de recursos, Corinto se quedó sin Casa de la Mujer

La Casa de la Mujer en Corinto está cerrada. Por falta de recursos se clausuraron las capacitaciones, los cursos de belleza, repostería y el acompañamiento que se brindaba a las mujeres.

Los allegados a la Casa de la Mujer esperan que pronto pueda abrir sus puertas. LA PRENSA/SAÚL MARTÍNEZ

La Casa de la Mujer en Corinto está cerrada. Por falta de recursos se clausuraron las capacitaciones, los cursos de belleza, repostería, manualidades, de enfermería y de piñatas que se vendían para sostener las actividades.

Aún hay mujeres y adolescentes que llegan en busca de apoyo, pero la casa ahora permanece cerrada en el barrio San Luis, frente a la calle de la avenida Japón, cerca de la terminal de buses.

Le puede interesar: Dos muertos por enfrentamientos con el Ejército en Siuna

Daniel Rivera fue el último coordinador de la casa, quien se empeñaba junto con psicólogos, abogados y maestros en mantenerla activa y ayudar en lo que más pudiera a las que requerían de asesorías para casos judiciales, protección a la niñez y adolescencia, acompañamiento y terapias.

Retardación de justicia

Johara Delgadillo lamentó que la casa haya cerrado sus puertas. “Ahí vienen las mujeres siempre porque si van al Juzgado ahí hay retardación de justicia y a veces no se les atiende”, comentó.

Por su parte Brenda Martínez refirió que por 26 años atendió la Casa de la Mujer en Corinto, inicialmente en el barrio Los Pescadores, y en los últimos días lo hizo en el barrio San Luis.

Lea también: Evangélicos ayudan a niños y jóvenes en Diriamba

Una de las coordinadoras que más destacó durante largo tiempo fue María Auxiliadora Escalante. “Los últimos días fueron difíciles, con lo poco que conseguía el encargado lograba solventar pero ya después no pudo más”, agregó Martínez.

La ciudad portuaria de Corinto experimenta casos de trata de personas, proxenetismo, propalación (videos sexuales en redes sociales) y vida bohemia nocturna.

Lea además: Detienen a hombre por robar limosna en una iglesia de Nueva Segovia

Isabel Herrera, promotora con el Movimiento de Mujeres de Chinandega, refirió que laboraron en la Casa de la Mujer de Corinto sin salarios muchas veces.

“Éramos 20 y de estos quedamos 4. Se cerró por la falta de fondos y no se pudo más atender. Eso es un problema que no podemos resolver, no hay recursos”, refirió Herrera.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: