Bajos salarios colapsarían al INSS

Debido a los precarios salarios que se tienen en el sector informal, la inversión en atención y beneficios sería mayor que los ingresos que se perciban a través de las cotizaciones.

Mientras el incremento de la base de afiliados —a través de la formalización de las empresas— es vista como una de las opciones para salvar al Instituto Nicaragüense del Seguro Social (INSS) de caer en la insolvencia, representantes del sector privado han dicho que no tienen capacidad para generar suficiente empleo formal para la población que está en la informalidad.

Además los especialistas consideran que debido a los precarios salarios que se tienen en el sector informal, la inversión en atención y beneficios sería mayor que los ingresos que se perciban a través de las cotizaciones.

Lea también: INSS prestó un millón de dólares para construir un condominio

El economista Adolfo Acevedo reconoce que por distintas razones “las empresas de mayor tamaño relativo y de comparativa mayor productividad, solo generan un porcentaje reducido del empleo total, por tanto no están en capacidad de absorber a la población que está en la informalidad”.

Se devengan salarios bajísimos

Acevedo señala que de acuerdo con el criterio de productividad, el empleo informal es el que generan las microunidades que emplean entre una y cinco personas, en calidad de trabajadores por cuenta propia de bajísima calificación, familiares sin remuneración y ayudantes asalariados, que devengan salarios míseros.

El problema es que estas microunidades, según la Encuesta Continua de Hogares, representan el 70 por ciento del empleo total, por tanto formalizar a este alto porcentaje de los trabajadores tendría un alto costo para el INSS, que quizás no sería compensado con los ingresos que obtendría a través de las cotizaciones de estos nuevos afiliados.

Lea además: Gastos y salarios golpean al INSS

Acevedo detalla que extender la cobertura a cientos de miles de estas de microunidades, enormemente dispersas por todo el territorio, constituidas principalmente por trabajadores por cuenta propia de bajísima calificación e ingresos, “significa que lo que se recaudaría, en relación con los costos administrativos, de atención, fiscalización y control, posiblemente sería mínimo, nulo o, incluso, negativo”.

Le puede interesar: INSS con inversiones ineficientes

Otro punto en contra de la absorción de los informales al INSS es que siendo los ingresos en el sector informal muy inferiores a los del empleo formal, se reduciría el promedio per cápita que se emplea para cubrir el costo de las prestaciones de la rama Enfermedad-Maternidad (E-M).

Costo de cobertura se incrementaría

Y al mismo tiempo los nuevos afiliados adquirirían acceso inmediato al conjunto de prestaciones de la rama E-M, cuya cobertura se ha extendido, desde 2007, a la atención de las patologías crónico-degenerativas más complejas y costosas, las cuales hasta el año 2006 estaban excluidas, precisamente por su alto costo.

“De hecho, el costo total de la rama ha crecido mucho más rápido que el de la rama IVM”, dice Acevedo y añade que incluso el Fondo Monetario Internacional (FMI) muestra que esta rama, debido a que sus costos han crecido más rápido que sus ingresos, muestra déficit desde 2015.

Lea también: FMI sugiere al gobierno de Nicaragua cerrar grifo de pensión reducida

“Es interesante, al respecto, que a pesar de afirmar esto, el FMI no incluye en sus proyecciones y propuestas a esta rama, que es la que ahora mismo, según muestra el propio documento del FMI, más contribuye a la brecha entre ingresos y prestaciones del INSS”, cuestiona el economista.

Y concluye que “el incremento masivo en la cobertura de nuevos afiliados, daría lugar a la reducción del per cápita por afiliado, mientras los costos de la rama aumentarían de manera explosiva, produciría un colapso todavía más rápido y acelerado de la rama E-M”.

Se enfoca en autoempleo

Debido a que absorber a la Población Económicamente Activa (PEA) que está en la informalidad provocaría más daño que beneficio, el Instituto Nicaragüense del Seguro Social ha centrado sus esfuerzos para ampliar la cobertura por la vía del régimen facultativo que incluye a quienes se autoemplean.

“De hecho, la mayor parte del aumento en el número de afiliados activos del INSS, en 2014 y 2015, se ha producido por la vía del régimen facultativo. Este esfuerzo significó miles de visitas casa por casa, para promover la afiliación”, dice el economista Adolfo Acevedo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: