Clase media se “aprieta” la faja en Nicaragua

El segmento de la población que en Nicaragua se clasifica como clase media ha tenido que reducir su consumo en los últimos años, revela el informe de la Sexta Encuesta de Medición de Nivel de Vida 2016.

LA PRENSA/ARCHIVO

El segmento de la población que en Nicaragua se clasifica como clase media ha tenido que reducir su consumo en los últimos años, revela el informe de la Sexta Encuesta de Medición de Nivel de Vida 2016, publicado por el Banco Central de Nicaragua (BCN).

Al analizar el nivel de consumo por quintil de ingreso (que separa a la población en cinco grupos, desde el más pobre hasta el más rico), el documento oficial refleja que el quintil cinco fue el único que no mejoró el consumo en 2016 respecto a 2014, sino que más bien se redujo sustancialmente.

Nota relacionada: Consumo se tambalea en Nicaragua

La encuesta realizada por el Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide) y supervisada por el BCN, cifró en 66,348.40 córdobas el consumo promedio anual per cápita en 2016 para el segmento poblacional más pudiente, 13.3 por ciento inferior a los 76,532.62 córdobas per cápita de 2014.

No abarca a los más ricos

“Las pruebas estadísticas confirman que el consumo per cápita anual en los primeros cuatro quintiles ha incrementado, mientras que el consumo en el último quintil ha disminuido”, confirma el documento.

Lea también: Gobierno mira menos pobreza en Nicaragua

Pero este quintil realmente no abarca a los hogares más ricos del país, pues no son captados por las encuestas de hogares, según Acevedo. Entonces, ¿quiénes son esos nicaragüenses que han tenido que reducir su consumo?

“El quintil cinco corresponde, fundamentalmente, a los sectores medios, aquellos que poseen un nivel de escolaridad promedio más elevado que el resto de los hogares”, detalla el economista Adolfo Acevedo. En resumen: la clase media.

Según el documento oficial, en 2014 el quintil cinco era responsable del 45.38 por ciento del consumo nacional. En 2016 se le atribuyó el 41.01 por ciento.

Doblemente golpeados

Acevedo señala que los ingresos del quintil cinco son doblemente golpeados: “Este es un sector que es comparativamente el más gravado por la carga tributaria, el IR recae con especial fuerza sobre los técnicos y profesionales asalariados de los sectores medios, y como son los que en términos absolutos más consumen también sobre ellos recaen con fuerza el IVA y el ISC y también por el INSS”.

Lea también: Alrededor de un millón y medio de nicaragüenses viven fuera del país

Al mismo tiempo este sector es comparativamente el más afectado por el desempleo abierto, contrario a las personas de menores ingresos, que suelen crear su empleo precario para sobrevivir.

“En realidad, la aparente mejoría en la distribución del ingreso entre quintiles obedece no solo a la mejoría en el consumo de los quintiles inferiores de la distribución, sino en gran parte al deterioro de la situación de los sectores medios”, señala Acevedo.

Le puede interesar: Gobierno sandinista perjudica a nicaragüenses en Costa Rica

Algo con lo que coincide el también economista José Luis Medal, para quien la encuesta debería elaborarse sobre la base de deciles, no de quintiles, de manera que la población pueda desagregarse mejor y conocer así con más certeza qué sector es el que está siendo afectado por esta baja en el consumo. Los deciles dividen en diez partes iguales a la población, según su nivel de ingresos.

Según el Inide, la desigualdad se ha reducido al incrementar el consumo de los sectores de menores ingresos y reducirse el consumo de la clase media.

“En el año 2014 el consumo per cápita nacional del quintil 5 es 6.6 veces mayor que el quintil 1. Para el año 2016 esta relación decreció a 5.4 veces, lo que indica una reducción de la desigualdad en el consumo per cápita de la población nicaragüense”, afirma el informe, sustentado además con el Coeficiente de Gini, el que indica que mientras más se acerque a 0 una sociedad, hay más igualdad.

“El índice de Gini muestra una mejora en la desigualdad del consumo per cápita nacional. Para el año 2016 el índice de Gini es de 0.33, cinco puntos menos que el reportado en el año 2014 que fue de 0.38”, explica Inide.

¿Mejora o espejismo?

El economista Néstor Avendaño, tomando como referencia los deciles y no quintiles, cuestiona que aún en los estratos supuestamente más altos de las encuestas de medición de vida, tienen poco acceso a cubrir necesidades elementales como adquirir la canasta básica o adquirir una vivienda.

Según los análisis del economista, el 75 por ciento de la población –aún con todos sus ingresos y un crédito con tasa de interés subsidiada– no puede comprar una vivienda de interés social.

Lea además: Estudio demuestra que programas sociales del Gobierno no reducen la pobreza

Muchos ultrarricos

En 2015 la organización internacional Oxfam reveló a través del estudio Privilegios que niegan derechos, que en Nicaragua hay 210 personas con una fortuna igual o superior a los 30 millones de dólares.

Con base en el Reporte de Riqueza 2014 de Wealth-X y UBS de 2014, el informe dejó en evidencia que en Nicaragua había más millonarios que en economías más desarrolladas, como las de Costa Rica (100), Panamá (120) y El Salvador (160).

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: