Zona de Strikes: Prospectos nicas frente a un gran reto

Prospectos nicas dan el salto al beisbol profesional, pero el camino es muy duro y el porcentaje de quienes alcanzan su sueño es muy bajo, pero se puede

Yanquis y Boston

Edgard Rodríguez C.

En cierta ocasión, un ejecutivo del beisbol llegó a un auditorio donde unos 150 chavalos de Ligas Menores escuchaban con atención, y con palabras que más que desanimarlos, intentaban retarlos, les dijo: “De aquí de entre ustedes, lo más que llegarán a las Grandes Ligas son seis. El resto irá de vuelta a su casa”.

Uno de los chavalos entre el grupo era Denis Martínez . Y lejos de abrumarse se dijo a sí mismo: “Yo estaré entre esos seis”. Y así fue. Eso se llama confianza en sí mismo, y más que eso, determinación. Nada lo iba apartar de sus sueños.

¿De qué lado estarán los siete chavalos que este año han dado el salto al beisbol profesional? Lo sabremos solo con el tiempo, pero es claro que el desafío que han asumido demandará de toda su fuerza y tenacidad.

Claro, el talento es clave, lo mismo que la capacidad para el aprendizaje, pero en esos niveles resulta decisivo el grado de compromiso con sus metas, la disciplina que es el puente que une al deseo con el éxito y la firmeza para no desfallecer en el camino.

Este año, Freddvil Chévez se unió a Tampa Bay, Rodolfo Bone a los Gigantes, Winston Cerrato a Atlanta, Tristan Hansack a Washington, Bryan Torres a Pittsburgh, Andrew Budier a Dodgers y Nixon Muñoz a Boston.

De este grupo, Bone parece el más avanzado. Era el cácher titular en Masaya y mostró sus habilidades con frecuencia, pero al igual que todos, iniciará de cero. Vamos a ver qué tan rápido avanzan todos en las Menores.

Este es un grupo bueno: Hansack es un atleta muy veloz, Budier un lanzador maduro, Muñoz tiene una habilidad notable, Torres se proyecta como un “as”, Chévez tiene el poder de un hombre viejo y Cerrato juega con fuego.

¿De qué lado estarán estos chavalos? Ojalá estén del mismo que escogió Denis.

Ciertamente, llegar a las Mayores es sumamente difícil. De acuerdo a datos de la MLB, de cada cien jugadores que son firmados, solo cuatro alcanzan la cima, que en este caso, les proporciona fama y dinero. De modo que el ejecutivo no exageró, fue excesivamente sincero.

Lo importante, fue la actitud de Denis, que ojalá sea la misma de estos chavalos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: