Arte, alfombras persas y yates: así se gastaron más de 10 millones de dólares que una red guatemalteca lavó en Nicaragua

El lavado de dinero a través de la compra de estos artículos era una de las modalidades que usaban las decenas de integrantes del caso conocido como "Construcción y Corrupción".

LA PRENSA/ ARCHIVO

Casas de lujo, ranchos, yates, colecciones de arte o piezas decorativas de alto valor como adornos de Indonesia o alfombras persas eran algunos de los caprichos con los que blanqueaban el dinero sucio los acusados de cobrar más de 13 millones de dólares en sobornos en Guatemala.

El lavado de dinero a través de la compra de estos artículos era una de las modalidades que usaban las decenas de integrantes del caso conocido como «Construcción y Corrupción. Los negocios del Ministerio de Comunicaciones», una trama supuestamente dirigida por el exministro de esa cartera Alejandro Sinibaldi (2012-2014).

Lea:Las telefónicas, en la mira de la lucha contra la corrupción en Guatemala

Los más de 10 millones de dólares que fueron lavados en Nicaragua a través de otra red de empresas de cartón con nombres similares a las de Guatemala, creada por la firma de abogados «Pacheco Coto», trabajaba con un esquema de préstamos a las compañías guatemaltecas para que esos fondos obtenidos en formas ilícitas aparecieran como fruto de actividades lícitas y circulasen sin problema en el sistema financiero.

Entre los objetos encontrados por las autoridades en el marco de esta investigación, en la que están implicados empresarios, familiares, amigos y funcionarios públicos de la época de Sinibaldi -que fue diputado entre 2008 y 2012 y casi candidato a presidente en 2015-, hay artículos que llaman la atención.

«La Casa Noble», en la ciudad colonial de Antigua, un apartamento en una de las zonas mejor valoradas de la capital, otra vivienda en el puerto con una gran piscina conocida como «Mi sueño» u otra llamada «Casa bonita» con portentosas esculturas, pintorescas alfombras persas blancas y un diván morado al lado de una bañera son algunas de ellas.

Aún hay más…

Pero las extravagancias no quedan aquí. Fincas, ranchos, un avión privado aún en paradero desconocido y dos helicópteros, uno de ellos llamado ANM -las iniciales de los nombres de los hijos de Sinibaldi: Alejandro, Nicolás y Mariela- son otras de las «joyas» que se han encontrado en esta investigación, que inició en 2015.

Esta era de una de las estrategias de esta trama en la que hay más de una treintena de personas implicadas, entre ellas familiares del exministro -como su hermano Luis Rodrigo-, empleados de sus empresas o amigos.

Sinibaldi, que renunció en septiembre de 2014 al Ministerio de Comunicaciones para buscar la Presidencia del país, está en busca y captura desde el año pasado por otro caso en el que supuestamente sufragó lujosos regalos a través de comisiones ilegales al expresidente Otto Pérez Molina y la exvicepresidenta Roxana Baldetti, ambos ahora en prisión preventiva investigados por varios casos de corrupción.

Pero tanto era el dinero que también hubo una parte que se destinó a la financiación electoral ilícita del Partido Patriota (PP), que llevó al poder a Baldetti y Pérez Molina, en los años 2011 y 2015, este último cuando Sinibaldi iba a buscar la Presidencia pero luego renunció por supuestos desacuerdos con «la número 2».

La investigación evidencia que Sinibaldi, que firmaba como «A.S» o «A.S.A.» -sus iniciales-, daba órdenes para mantener este entramado en el que 8 conglomerados empresariales pagaban los sobornos a sus tres firmas fantasmas, que facturaban servicios no prestados.

Todos estos lujos causan estupor en un país, Guatemala -el tercero de América Latina con mayor corrupción según Transparencia Internacional-, en el que el 23,4 % de la población está en pobreza extrema, un 59,3 % por debajo de la línea de la pobreza y donde la desnutrición crónica afecta a casi la mitad de los niños menores de 5 años.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: