Yanquis adquieren a Frazier y Robertson desde los Medias Blancas

Yanquis envían un claro mensaje al reforzarse para fortalecer sus pretensiones de avanzar a la postemporada este mismo año

Todd Frazier podría ser el nuevo inicialista de los Yanquis para lo que resta de la temporada. LA PRENSA/David Banks

Los Yanquis de Nueva York enviaron un mensaje contundente sobre sus pretensiones este año, al adquirir al artillero Todd Frazier y los relevista David Robertson y Tommy Kahnle desde los Medias Blancas de Chicago, a cambio de Tyler Clippard y tres prospectos.

Enfrascados en su habitual batalla contra Boston por la supremacía de la División Este de la Liga Americana, los Yanquis han fortalecido su ofensiva desde las esquinas y refuerzan su bullpen con dos de los mejores relevistas disponibles en el mercado ahora mismo.

Nativo de New Jersey y ex estrella del beisbol infantil en Toms River, Frazier podría ser la solución para el aporte ofensivo necesitado desde su primera base. Los Yanquis han usado a ocho distintos inicialistas este año y su producción ha sido muy inconsistente.

Frazier es un natural tercera base, pero ha jugado 94 partidos en su carrera como inicialista. Este año batea .207, pero conecta 16 jonrones y remolca 44 carreras en 83 desafíos. El año pasado disparó 40 jonrones con Chicago, y 35 en 2015, cuando jugaba con los Rojos.

Ahora va a un parque favorable para los bateadores, como es el Yankee Stadium, donde se espera que su producción mejore. El actual tercera base de los Yanquis es Chase Headly y tampoco se descarta que sea enviado a la inicial, para abrirle espacio a Frazer en la antesala.

En 1998, siendo un niño, Frazier entró al terreno de juego del viejo Yankee Stadium de la mano de Derek Jeter, mientras se le brindaba un homenaje a su equipo (Toms River) por haber sido campeones en la Serie Mundial de las Pequeñas Ligas en Williamsport.

AYUDA PARA EL BULLPEN
David Robertson en 2014 con los Yanquis.

Robertson, un derecho de 32 años, conocido como Houdini por su habilidad para escapar de las dificultades, regresa a los Yanquis donde estuvo desde 2008 a 2014. Fue quien heredó en 2014 el puesto de cerrador tras la salida de Mariano Rivera y salvó 39 partidos.

Este año, Robertson ha concretado 13 de 14 oportunidades de salvamento. Tiene 1-2 y 2.70, con 47 ponches y 11 bases en 33.1 innings. Será agente libre hasta el final de la campaña de 2019 y gana 12 millones de dólares este año y 13 millones el próximo.

No obstante, la gran adición al bullpen de los Yanquis podría ser Kahnle, un derecho de 27 años, que tiene 1-3 y 2.50, con 60 ponches y siete bases en 36 episodios. Lanza a 98 millas y dispone de un filoso slider y una dañina curva. Agente libre hasta en 2022.

Kahnle es junto a los cerradores Craig Kimbrell de Boston y Kenley Jansen de los Dodgers, los únicos lanzadores en todo el beisbol con un mínimo de 60 ponches y menos de diez bases por bolas. Fue de los Yanquis hasta 2014 y lo perdieron vía Regla V.

CHICAGO SE RECONSTRUYE

Los Medias Blancas reciben como principal elemento a Blake Rutherford, un jardinero de 20 años y primera escogencia de los Yanquis en el draft del 2016. Bateaba .281, con dos jonrones y 30 remolques en Clase A. Se le considera un potencial David Justice.

Ian Clarkin es un lanzador zurdo de 22 años, que ha vuelto a tirar 95 millas esta temporada después de ser afectado por lesiones. Tenía 4-4 y 2.61 Clase A alta, con 58 ponches y 25 bases en 75.2 entradas. Fue primera escogencia de los Yanquis en el sorteo de 2013.

Tito Polo es un jardinero de la Isla de San Andrés, Colombia, de 22 años, que acumulaba .298 en su promedio ofensivo, con 25 bases robadas en Doble A con los Yanquis, a donde llegó en el cambio por el lanzador dominicano Iván Nova en 2016.

Esta transacción y las anteriores de Chris Sale a Boston y José Quintana a los Cachorros, hace que los Medias Blancas tengan ahora en sus sucursales, a diez de los 100 mejores prospectos del beisbol, lo que hace vislumbrar un futuro prometedor.

Los Yanquis por su lado, siguen tras la búsqueda de un lanzador abridor, hueco que se abrió tras la salida de Michael Pineda, necesitado de una cirugía Tommy John, otra vez, pero no hay dudas que, con las adquisiciones actuales, tendrán otra cara a lo inmediato.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: