El reto: Una ganadería más amigable con el medio ambiente

Ganadería extensiva es el sistema predominante en Nicaragua. Muy poco se ha caminado hacia la intensiva, que consiste en producir más en menos áreas y minimizando el impacto al ambiente.

LA PRENSA/LUIS GUTIÉRREZ

Ganadería extensiva es el sistema predominante en Nicaragua. Muy poco se ha caminado hacia la intensiva, que consiste en producir más en menos áreas y minimizando el impacto al ambiente.

Álvaro Vargas, presidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic), considera que en 100 años muy poco crecimiento ha tenido la ganadería, si tomamos en cuenta que es la actividad económica más antigua del país.

Vargas identificó tres elementos que se deben tomar en cuenta para avanzar: genética, alimentación y manejo del hato.

Lea además: Funides: urge adaptar a la ganadería de Nicaragua al cambio climático

Comentó que como Faganic están promoviendo una ganadería sostenible y amigable con el medioambiente, pero basada en productividad. “Eso significa que debemos lograr incrementos en la producción y que se haga en las mismas áreas de fincas, para que la frontera agrícola no siga ampliándose”, afirmó.

Señaló que el incremento que ha tenido la ganadería nacional ha sido en áreas y “no verticalmente en productividad y producción”.

“En el caso de la leche estamos estancados en producir entre tres y cuatro litros por vaca. Además, tenemos una carga animal por manzana bajísima, menos de media vaca por manzana de pasto”, ejemplificó.

Un estudio realizado por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), realizado a mediados del 2016, destaca que el promedio nacional de producción de leche es de 3.3 litros por vaca.

Lea también: Crédito ganadero y agrícola pierde fuerza este año en Nicaragua

Vargas también señaló que los ganaderos del país siguen sacando novillos para el matadero entre los tres y cinco años.

Comentó que la ganadería nicaragüense tiene grandes retos. “Contamos con el potencial, está el volumen de ganado y como nuestros índices productivos y reproductivos están todavía bajos, cualquier acción que el ganadero tome los efectos son multiplicadores.

El gran reto

Considera que se debe promover una ganadería amigable con el medioambiente. “Si tomamos de parámetro que la ganadería intensiva es aquella en donde las reses están cercadas, en condiciones creadas de forma artificial para aumentar la producción en el menor período de tiempo. Este procedimiento se realiza en áreas o terrenos pocos extensos”.

“Estamos promoviendo con nuestros asociados las prácticas silvopastoriles, donde estamos incorporando pasturas resistentes a la sombra. El ganadero debe comprometerse a mejorar los índices productivos y reproductivos, pero en las áreas de nuestras fincas que ya están establecidas y no seguir expandiéndose a otras”, aseguró.

Lea más en: Niegan revisión a mataderos de Nicaragua

Añadió que todo cambio que se realice en la ganadería tiene un gran problema y es contar con los recursos económicos que demandan estos cambios. “Todo lo que se haga para ir adaptando las diferentes tecnologías, pasa por el recurso económico” y hay poco financiamiento al sector. “La ganadería obtiene del crédito comercial total en Nicaragua el 2.3 o el 2.4 por ciento, en contra de que somos el primer rubro de exportación del país”, lamentó.