Basura, manjoles rebasados y monte «ahogan» repartos de Chinandega

El mensaje de no botar basura en el reparto El Limonal, en Chinandega, está de adorno. A pesar de la advertencia ahí se ha formado un basurero ilegal

A pesar de la prohibición, los pobladores botan desechos en la entrada al reparto El Limonal. LA PRENSA/SAÚL MARTÍNEZ

El mensaje ubicado en la entrada del reparto El Limonal, frente a la Escuela José Montealegre Infante y templo El Rosario, es claro: “Alcaldía de Chinandega. Prohibido botar basura”, pero la gente, hace lo contrario y ahí se ha conformado un basurero ilegal.

El reguero de basura y animales se observa a lo largo de un kilómetro antes de llegar al reparto descrito y al basurero, sector sur de la ciudad de Chinandega.

Lea también: Corinto en riesgo por bombas de pesca

Diariamente a los conductores de vehículos, carretones de caballos y triciclos se les hace difícil acercarse a pocos metros al basurero y según denuncian los pobladores, a pesar del llamado, solo lanzan los desechos a la orilla del camino.

Cándida Ramírez, líder del reparto El Limonal, dice que es un verdadero dolor de cabeza. “Con los líderes de cada sector se ha cumplido con jornadas de limpieza, para limpiar, quemar la basura y con el apoyo de equipos municipales la trasladamos al basurero, pero es un trabajo permanente, debido a que irresponsables pobladores de los barrios chinandeganos la tiran en el camino”, protestó Ramírez.

Limpian en la mañana y enseguida ensucian

El clamor de los habitantes es que los pobladores dejen de ensuciar la entrada y se movilicen 20 metros más para depositar los desechos en el sitio que corresponde.

Lea además: Reforestan dos ríos de El Viejo, Chinandega

“Ahí hay basura en todos lados y el monte está alto, ahí tiran animales. La verdad que aquí vivimos seres humanos y es un desconsuelo que limpiamos por la mañana y en la tarde está sucio otra vez, la semana pasada le llamamos la atención a un triciclero y nos amenazó con un machete”, agregó Ramírez.

El motociclista Bryan Díaz, que esquiva los sacos de basura y las charcas, llamó a la alcaldesa sandinista Aura Lila Padilla que envíe un vigilante desde la entrada para detener la avalancha de basura en el trayecto.

“Los evangélicos y los líderes han limpiado el camino, pero los que tiran la basura no entienden y la verdad que los niños se han adaptado a esas suciedades”, mencionó Díaz.

Le puede interesar: Complejo volcánico de Chinandega sufre despale

Para Magdalena López, la maleza que ha crecido a orillas del camino es aprovechada por un grupo de ladrones para asaltar a los que circulan en la zona.

“Para ir a comprar las medicinas por las noches es un riesgo que te salgan los delincuentes a despojarte, también pedimos a las autoridades de Enacal que asuman la responsabilidad de limpiar el camino, porque ahí está la pila séptica, y despejen de basura los manjoles”, refirió López.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: