El «carnicero» de Tipitapa pide la libertad condicional

Pedro Jiménez Cantarero fue condenado a 25 años de cárcel por haber asesinado y descuartizado a su ex pareja Silvia Aguirre Palacios en octubre del 2004.

carnicero

Pedro Jiménez Cantarero, conocido como el Carnicero de Tipitapa, sentado a la izquierda con su abogado, cuando se presentó a los juzgados en agosto pasado. LAPRENSA/ Archivo.

Por segunda ocasión Pedro Jiménez Cantarero, conocido como el «carnicero» de Tipitapa, por haber descuartizado a su expareja Silvia Aguirre Palacios en octubre del 2004, pide salir de la cárcel. Esta vez argumenta cumplimiento de condena, aunque solo ha cumplido 13 años de efectiva prisión de los 25 años a los que fue condenado.

La primera vez que pidió la libertad condicional fue en el 2014, pero le fue denegada. El miércoles estaba prevista la audiencia para su nueva solicitud, pero fue suspendida en el Juzgado Primero de Ejecución de Sentencia y Vigilancia penitenciaria de Managua, a solicitud de su defensa Oscar Gutiérrez.

Según la petición del abogado, su representado tiene 3,074 días trabajados dentro del sistema penitenciario, lo que equivale a ocho años y siete meses, si se aplica la regla de dos días descontados de pena por cada día trabajado. Aunque no se sabe si ese informe del sistema está actualizado, porque podría ser más el tiempo laborado, puesto que esa cantidad llevaba en el 2014.

No ha cumplido pena

Si se suman los ocho años y siete meses por días laborados, a los 13 de efectiva prisión, da un total de 21 años y 7 meses de cárcel, lo que significa que le faltaría tres años y cinco meses, para cumplir sus 25 años de condena.

El juicio oral y público contra Jiménez Cantarero, ahora de 53 años, condenado por asesinato atroz en perjuicio de Silvia Aguirre Palacios, de 22 años, se realizó en el Juzgado Único de Tipitapa, en diciembre del 2004.

Según los archivos del juicio, la víctima fue decapitada aún con vida mientras pedía ayuda a gritos. El cuerpo presentaba heridas debajo de las axilas, lo que indica que una vez fallecida el asesino intentó desmembrar sus brazos. Le marcó el abdomen, como se marcan a los animales y la madera. A la fecha, la cabeza y la pierna izquierda de Silvia Aguirre Palacios siguen sin ser encontradas.

Lea también: Temen más reducción de pena para “carnicero” de Tipitapa

En el juicio, el forense Óscar Flores Bravo, dijo que Silvia fue decapitada cuando aún tenía signos vitales. El asesino le propinó a su víctima cinco heridas a la altura del tórax.

El veredicto de culpabilidad lo dio un jurado de conciencia, un 17 de diciembre del 2004. Finalmente «el carnicero» fue condenado a 30 años de cárcel, pena máxima, por la atrocidad del crimen, pero en el 2006, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia disminuyó la pena a Jiménez a 25 años, aplicando la ley que más favorece al reo, al entrar en vigencia el nuevo Código Penal.

Por lo tanto, la fecha de cumplimiento de pena es octubre del 2029. La juez Roxana Zapata reprogramará la audiencia a petición de la defensa.

Víctima marcó a su asesino

Una de las pruebas esenciales en el juicio contra Jiménez Cantarero fue las hebras de cabello encontradas en la mano izquierda de la víctima Silvia Aguirre, las cuales coincidían con las de la parte frontal derecha del acusado.

El cuerpo presentaba las huellas de que había sido arrastrado varios metros y halado por las extremidades superiores, en posición boca abajo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: